domingo, 1 de marzo de 2009

El amor esta en el aire cap.10


Bella POV

Rose me guió hacia un lugar apartado del jardín trasero. Ya tenía una manta lista y estirada sobre un lugar bajo la sombra. Pasó por mi lado y acomodó la cesta en el centro de la manta y me hizo señas con su mano. “Ven a sentarte, Bella.”

Me senté con cuidado y sentí mis manos temblar, no podía soportar mas el suspenso y decidí preguntar “Rose ¿Vas a matarme por haber tenido ese sueño con Emmett? Juro que no fue mi culpa y estoy totalmente horrorizada por ello, solo…”

“Bella, se que fue todo por culpa de Jasper. La pobre de Esme me tuvo que sostener contra la pared para evitar que fuera corriendo sobre Emmett y soy un vampiro. Sus emociones afectan mucho más a los humanos, así que no había nada que pudieras hacer. Por eso es que vamos a poner en marcha mi plan pronto, y a decir verdad, tu sueño hace que las cosas sean mucho mas fáciles…” dijo, deteniéndose a pensar algo.

Volví mi vista, y Rosalie había sacado un bol de frutas, waffles y jugo de naranja de la canasta. Olía tan bien. “Wow Rose, gracias, parece que te tomaste bastante trabajo.” Sonreí agradecida.

“Realmente trato de esforzarme, Bella, se que Edward te ama y tu a él, y si logramos vengarnos de Jasper¡También te querré!” bromeó mientras me alcanzaba el plato con la comida.

Todo sabía delicioso. Esme debió de haberle ayudado a armar esto, pero realmente me conmovía su gesto. Mientras comía la fruta casi podía oír a Edward tocando el piano de fondo, eso me hizo sonreír. El ultimo bocado de fruta pasó mis labios y Rose apartó el plato, acercándose a mi “Ok, ahora que has terminado de comer, es hora de planear la venganza.”

Ella se pasó los siguientes diez minutos trazando una estrategia para meter a Jasper en problemas con Carlisle, ya que era la única persona a la que Jasper le tenia miedo. Algunas partes del plan me habían aterrado, y otras me hicieron ruborizar.

“Entonces, Bella… ¿Que piensas?” preguntó Rosalie con sus ojos bien abiertos, esperando mi respuesta.

“Creo que tenemos que decirle a Edward lo que sucede, de otro modo...exagerará, solo un poco.” Eso arrancó una risa de Rose.

“Si, es capaz de matar a uno de ellos y eso no será nada bueno. Le diré a Edward cuando entremos a la casa.” Ella se golpeó la frente para darme a entender que seria una conversación privada para que nadie lo pudiera saber. “Pero tienes que hacer que siga el plan al pie, no le gustara, el no tiene sentido de la aventura.”

“Puedo encargarme de Edward, no tiene permiso de decidir nada por si mismo… ¿Qué tal Emmett, quieres decirle lo que haré?” Asumí que quería informarle para que no hiciera ninguna locura como Edward, pero la expresión en su rostro me alerto de lo contrario.

“No, dejémosle a oscuras la primer parte, el disfruto demasiado de que soñaras con el. Se merece sentirse un poco incomodo.” Rió Rose “¿Estas lista?” preguntó poniéndose de pie y me ofreció su mano. Acomodé mi mano en la suya y gentilmente me ayudo a ponerme de pie.

“Que comiencen los juegos.” Dije mientras le di un pequeño abrazo a su hombro.

Rodeamos la casa y nos sorprendimos de ver cinco camiones de UPS, correo y de Fed Ex en la calzada, bajando cajas dentro en el porche. Nos miramos la una a la otra y dijimos al unísono “¡Alice!”

“¡Alice¿Por que el frente de la casa parece un deposito de UPS?” pregunté en voz alta. El grito de alegría de Alice se escuchó desde las escaleras y continúo hasta que el pequeño duendecillo pasó por nuestro lado.

Ni bien Edward escuchó mi voz detuvo su música y abrió sus brazos hacia mi. Me acurruqué a su lado, sentándome en la silla del piano.

“¿Que tal fue el picnic?” preguntó dulcemente mientras besaba mi cabello.

“Divertido, oh Rose tiene algo que decirte y tienes que seguirlo¿Entendido?” Dije mientras sentí su cuerpo tensarse ante mis palabras. Miré a Rose y pude darme cuenta de que ya estaba contándole todo. Cuando alcé mis ojos el estaba sacudiendo su cabeza energéticamente.

“Tienes que seguirlo Edward.” Lanzó Rosalie “Bella ya lo ha decidido por ti.”

La pelea fue interrumpida por Alice, quien volaba por la sala familiar. “¿Qué esta haciendo?” susurre a Edward.

El lanzó una risotada, “Solo mira Bella, tienes que verlo por ti misma.”

Sistemáticamente, Alice comenzó a abrir las cajas y acomodó su contenido sobre la mesa del comedor. Despejó algunas estanterías de la sala y comenzó a amontonar ropa en ellas. En unos pocos diez minutos, Alice había creado su propio local en el salón de los Cullen y el hall de la entrada, completado con su espejo de cuerpo entero y un biombo separador. La miraba incrédula, hasta había echo un probador.

Se pasó los siguientes 45 minutos ‘comprando’ por la casa. Debió de haber ordenado ropas que nunca usaría, para descartarlas y decir cuan feas eran. También había adquirido múltiples talles, para probarse alguno que le fuera bien. La mirábamos horrorizados y Jasper solo la miraba asombrado en silencio desde el sofá.

Finalmente puso sus ‘adquisiciones’ en una bolsa de shopping que seguramente encontró en su placard, y se dirigió escaleras arriba felizmente, “Jazz, acabo de volver de comprar, voy arriba a reorganizar el armario nuevamente. Volveré en poco.”

“¿Simular que hace compras no es contra las reglas de la tarea?” pregunté a Carlisle con una mirada cuestionante en mis ojos.

El simplemente se encogió de hombros. “Bella, no hay nada que pueda hacer.”

Podía sentir la irritación de Jasper inundando la sala, “Ella esta haciéndolo lo mejor que puede, Bella. Es muy difícil para ella, sabes.”

“Lo se Jasper¡Solo estaba preguntando! Aunque gracias por la irritación, eso es algo divertido…” le lancé.

“No te escuche quejarte sobre mis emociones cuando mi lujuria te dio sueños sucios sobre nosotros, anoche.” Me lanzó.

Sentí que cambiaba sus emociones y rápidamente la habitación se llenó de culpa. “Lamento haberme burlado de Alice, Jasper.” Dije apenada.

“También lamento haberme reído antes de ella.” Añadió Emmett tristemente.

“Gracias chicos. Lo lamento, he tratado con todas mis fuerzas de mantenerla tranquila, que me siento sobrepasado. ¿Me perdonan?” preguntó dulcemente.

“Por supuesto que te perdono, Jasper. ¿Como pudo estar enfadada cuando llenas la habitación con tal felicidad?” bromeé. Sobrepasado por la emoción, Emmett corrió hacia él y le abrazó.

“Será mejor que valla a ver como esta.” Dijo Jasper suavemente antes de ir escaleras arriba.

“Hey Edward, quería hablarte sobre ponerle algo mas de potencia al Volvo. ¿Puedes venir conmigo al garaje?” la sugerencia de Rose fue una señal de que daba inicio el plan.

“Edward decidió que te acompañara, Rosalie. Diviértanse…” saludé a Edward quien me lanzó una mirada desconfiada, pero siguió a Rosalie sin quejas.

Me dirigí hacia el sofá donde Emmett estaba sentado y me deje caer a su lado “Hola Emmett. ¿Qué tal vas?” pregunté con preocupación.

“Aun quedan siete horas¿Verdad? Podré conseguirlo si Jasper controla sus emociones un poco. Con un poco de suerte, Alice le mantendrá ocupado y pondrá un tapón a toda la lujuria que estaba enviándome la noche pasada.” Gruñó Emmett.

Ese era el punto justo que necesitaba para seguir el plan de Rosalie. Perdóname Edward...fue todo lo que pude pensar mientras me acercaba a Emmett.

Fingí un fuerte bostezo y me incliné sobre el costado de Emmett. El sonrió y levantó su brazo para que pudiera acomodarme a su lado, y lo paso por sobre mis hombros.

“¿Cansada, Bella? Creo que realmente no tuviste una buena noche con esos sueños que tuviste y todo.” Bromeó Emmett.

“Oh, si. Esos sueños me mantuvieron despierta toda la noche.” Ronroneé a su lado. Pasé mi brazo sobre su estomago mientras me quedaba entre sus brazos. Inmediatamente sentí su cuerpo tensarse.

“Um...bueno, solo fue un sueño, Bella, ya sabes...nada importante.” Tartamudeo. El plan estaba funcionando.

Aparté mi cabeza de el y pregunté inocentemente “Emmett¿Puedes guardar un secreto?”

Contento de que no estuviera aferrada a su cintura, literalmente, se relajo un poco. “Seguro Bella¡Soy bueno para guardar secretos!” dijo entusiasmadamente.

“¿Quieres oír mi secreto?” pregunté juguetonamente.

“¡Seguro!” dijo. Era ahora o nunca, tenia que mantenerme seria. Me acomodé sobre mis rodillas y me incliné hacia el, acomodando mis labios cerca de su oído. Emmett dejó de respirar cuando me incliné y susurré con la voz mas sexy que pude “Realmente te veías sexy en mi sueño, Emmett. Creo que hasta un poco mas sexy que Edward a decir verdad.”

La próxima cosa que supe fue que mi rostro se estrello contra los almohadones del sofá, por que Emmett había desaparecido.

“¡¡AYUDA¡¡ALGUIEN AYUDEME!!” comenzó a gritar. Vi a Jasper al borde de las escaleras y a Carlisle corriendo desde su oficina.

“¿Que es lo que esta sucediendo, Emmett?” Demandó Carlisle. Edward y Rose aparecieron por la esquina de la sala, Rose se mordía el labio para evitar reír y Edward parecía enfermo.

Emmett alzó un dedo en mi dirección “E...ella...creo... ¡Bella se me lanzó!”

Los ojos de Carlisle inmediatamente fueron hacia Jasper, quien estaba en las escaleras. “¡Jasper, creí que habíamos hablado sobre esto¡No puedes seguir haciéndole esto a Bella!”

“¿Que¡Yo no he echo nada!” dijo Jasper.

Carlisle le advirtió con la mirada “Compórtate Jasper… ¡Compórtate!”

Jasper lanzó sus brazos al aire, frustrado, y volvió a su habitación. Pude escuchar a Alice gritando que necesitaba mas perchas.

Rose se acercó a mi y Emmett saltó entremedio de nosotras “Rose, bebe, vamos, no la lastimes. No pudo controlarse con migo después de ese sueño. Es todo culpa de Jasper, ya déjalo.”

Edward rodó sus ojos y envolvió mi cintura con sus brazos. “Ya basta Emmett, solo estaba actuando.” No pude contener mas mi risa.

“Lo siento Emmett, eras un peón en el plan para destruir a Jasper.” El miró a Rose, quien asintió con su cabeza y le sonrió.

“Eso fue por ponerte tan contento de que Bella tuviera un sueño contigo Em. Alégrate de que no me la agarre con tu Jeep.”

“¡Oh gracias a Dios!” eso fue aterrador, Bella, nunca vuelvas a lanzarte, no creo que mi corazón pueda soportarlo…necesito una ducha, me siento sucio.” Murmuró Emmett alejandose solo.

“Bien hecho Bella, pasemos a la siguiente fase del plan.” Dijo Rose entusiasmada. Teníamos que ser pacientes y esperar a que Jasper estuviera cerca de nosotros para comenzar. Edward se fue en busca de Emmett y se lo llevo lejos, al bosque, para contarle en que consistiría la fase final del plan.

Rose y yo estábamos sentadas en la sala familiar, cuando finalmente Jasper bajó viéndose exhausto. Alice pasó volando por nuestro lado, a comprar algunas cosas más de la ‘tienda’ y corrió escaleras arriba a su habitación para seguir viviendo en su mundo de fantasía.

“¿Qué tal lo llevas, Jasper?” Rose le preguntó amablemente mientras reojeaba unas revistas.

“Seis horas, nueve minutos y treinta segundos para que pueda volver a comprar...pero nadie lleva la cuenta.” Murmuró mientras se sentaba en una silla, inclinando su cabeza hacia atrás y cerrando sus ojos.

Rose me guiñó un ojo y comenzó a hacerme preguntas. “Entonces Bella, cuéntame mas sobre ese sueño tuyo...”

“Rose¿Realmente tenemos que volver a hablar de ello? Ya les he contado todo.” Dije mientras me tensionaba incomoda en la silla. Jasper mantenia sus ojos cerrados, como si no estuviera escuchando. Pensé en el momento más avergonzante de mi vida y dejé que el rubor recorriera mis mejillas.

“Pero honestamente, debió de ser un sueño un tanto excitante.” Mi mente vagó en los recuerdos de Edward sin camisa, presionándose contra mi cuerpo y dejé que el sentimiento de lujuria me invadiera. Jasper contrajo sus cejas.

“No, en realidad no fue tan bueno.” Ahora Jasper creía que yo mentía.

“¿Creías que Emmett se veía sensual?” pensé en una cirugía de ojos que vi una vez en la TV y me sentí asqueada, Jasper comenzó a sonreír.

“Se veia bien, Rose, es todo lo que puedo decir.” Jasper estaba enganchado a cada palabra, ahora, y Rose también podía darse cuenta de ello.

“Que tal el viejo de Jasper, apuesto a que quiere saber que pensaste de el.” Dijo Rose sin poder mantener su voz firme.

Cerré mis ojos y pensé en la primera vez que bese a Edward, y deje que la pasión y el amor que sentí llenaran mi cuerpo. La emoción golpeó a Jasper con tal fuerza que se cayó de la silla con un fuerte estruendo. Estaba convencido de que esos sentimientos eran sobre el…

Emmett y Edward entraron justo en ese momento, “¿Jasper, estas bien¿Que sucedio?”

Jasper parecía que acababa de ver a un fantasma en cuanto escucho la voz de Edward. “Nada, solo me caí…tengo que ir a ver a Alice… ¡Chau!” y se escurrió escaleras arriba en un abrir y cerrar de ojos.

“No quiero ni saberlo.” Murmuró Edward mientras se acercaba a sentarse a mi lado en el sofá. “¿Ya casi terminamos con esto?”

“Casi. Emmett bebe¿Estas listo para la función?” preguntó Rosalie con un tono dulce en su voz que lograría que Emmett hiciera cualquier cosa.

“Es un tanto extraño e incomodo, Rose.” Ella le lanzó una dulce sonrisa “Vamos Em…será divertido.”

“Bueno, si ustedes creen que va a funcionar, lo intentare. Solo no dejen que Carlisle me mate, por favor...” Emmett estaba extremadamente preocupado.

Esme salió de la oficina de Carlisle al poco tiempo. Rose la tomó por el brazo y la arrastró al jardín, ahora el nuevo punto familiar para contarle el plan. Por que no era una buena idea que Esme no estuviera al tanto.

Edward me abrazó fuertemente mientras estuvieron fuera, “¿Te estas divirtiendo?”

“A decir verdad si. Este plan es la mejor actividad que Rosalie y yo hemos hecho.” Respondi con entusiasmo. Edward se vio sorprendido.

“Realmente se compenetraron en su pequeño plan…” murmuró mientras besaba mi cuello.

“Hola, hermano al que no se le permite tener sexo aquí… ¿Puedes apartar tus labios de su cuello, por favor?” gruñó Emmett desde la esquina de la habitación.

“Lo siento Emmett, solo trataba de ponerte en ambiente para el plan…” reí. Emmett y Edward se estremecieron ante la idea.

“No es gracioso, Bella.” Dijo Emmett.

Rose y Esme volvieron del pato y Esme no estaba ni la mitad de enfadada de lo que me había imaginado. Por el contrario, se veia entusiasmada con el plan. Edward se incomodó ante sus pensamientos. Le guiñó un ojo a Emmett, quien comenzó a dar vueltas por la sala con sus ojos agrandados.

Sintiendo su pesar, Rose caminó hacia Emmett y dijo “No te muevas.” Puso su boca en su oído y comenzó a susurrarle algo a velocidad vampirica. Edward frunció el ceño por que escuchaba o veía en imágenes lo que Rosalie le estaba diciendo a Emmett. De cualquier forma, asumí que le estaba diciendo como le compensaría por su participación en el plan.

Con nueva motivación, Emmett sonrió, respiró profundamente y se dirigió a la cocina detrás de Esme. Rose asintió con su cabeza y le dijo a Edward “¿Qué es lo que sucede con Esme y Emmett?” sabiendo que tendría dos efectos. El primero, Carlisle picaría pero no pensaría nada de esto y segundo, llamaría la curiosidad de Jasper. Como si estuviera sincronizado, escuche a Jasper bajar las escaleras y decir. “Entonces¿Que es lo que sucede?”

Edward señaló a la cocina donde Emmett estaba recostado contra la encimera, a un lado de Esme, mientras esta lavaba los platos de mi desayuno con Rosalie. Mientras miraba al fregadero, su cabello cayó sobre su hombro y Emmett se inclinó para acomodarlo detrás de su oreja. Esme dejó de tallar el plato enjabonado y le sonrió. Su mano se movió del costado de su oreja hacia su hombro. Escuchamos a Esme gemir cuando la tocó, lo que hizo que nosotros corriéramos a acercarnos para tener una visión más cercana. Emmett se habia movido y estaba masajeandole los hombros.

Lancé mi mano a mi boca ante lo que veía. La expresión de Jasper era impagable mientras les miraba incrédulamente. Pude sentir que trataba de captar las emociones de todos pero Emmett y Esme debían de estar haciéndolo a la perfección ya que se lo estaba creyendo de verdad. “¡Miren, esta coqueteando con Esme!” dijo Jasper tranquilamente. Edward contenía una risa, estaba segura de que se debía a los pensamientos de Esme y de Emmett. Pero inesperadamente, su cabeza se lanzó en dirección al estudio, debió de haber escuchado los pensamientos de Carlisle, los cuales probablemente eran homicidas cuando escucho lo que Jasper dijo.

Carlisle voló dentro de la habitación y se detuvo en medio de la cocina. Esme dejó caer el plato que estaba lavando en el fregadero, sorprendida. Emmett saltó diez pasos lejos de Esme. Rose y Edward intercambiaron miradas de pánico y yo baje la mía a mis pies, sin querer ver la furia en sus ojos.

“Jasper...” rechinó Carlisle.

Espere al resto de su reacción, pero nunca sucedió. Alcé mis ojos sorprendida de que aun miraba a Jasper. Sin una palabra, se dirigió hacia el teléfono y marcó un número, “Hola. Si, soy Carlisle Cullen. Lamento molestarlo en el fin de semana, doctor Dover, pero necesitamos una sesión de emergencia, mi hijo esta coqueteando con mi esposa, mi nuera parece que ha estado coqueteando con su cuñado luego de un sueño que tuvo la noche pasada, y Alice alucina que esta comprando en su propia habitación. Si. Bien, le veremos en treinta minutos. Gracias.”

Colgó el teléfono de un golpe y se volvió hacia nosotros “Metanse en los autos, vamos a una sesión de emergencia con el doctor. Emmett, tu iras con Edward y con Bella para que no te mate. Jasper trae a la lunática de tu esposa aquí, dile que la llevaras al centro comercial, la llevare a rastras a la oficina del doctor. Y si siento una simple emoción que no sea paz y tranquilidad de ti, le pediré al Dr. Dover que te haga una lobotomía. Rosalie Hale, tu vendrás con Esme y conmigo, tengo unas cuantas preguntas para ti jovencita…”

sábado, 28 de febrero de 2009

Sucios secretitos cap.9


EPOV

Estábamos sentados abajo, aun trataba de averiguar como Jasper pudo salir airoso de nuestra venganza. Bella estaba visiblemente triste al haber fallado en su intento, pero ella y Rose compartían un momento en silencio. Por la expresión en el rostro de Rosalie y el hecho de que sus pensamientos estuvieran bloqueados de mi, algo se traía entre manos, de seguro.

En ese momento capté los pensamientos de Jasper. Edward, Bella va a pagar por esto, lo sabes...espero que Alice no se ponga romántica. De lo contrario no podré controlar el amor que inunde el ambiente. Buena suerte tratando de evitar esa emoción, hermano. Confía en mi, me lo agradecerás por la mañana.

Mi cabeza fue bombardeada con los pensamientos de Alice…sabia que solo tenia unos pocos minutos para actuar. Bella bostezó e inmediatamente la alcé en brazos y la llevé escaleras arriba.

“¿Que fue eso, Edward?” preguntó Bella confundida.

“Te veías cansada así que yo...” las palabras se atoraron en mi garganta y Bella me alzó una ceja.

“Tu decidiste...esa es la palabra que estas buscando, decidiste llevarme arriba. ¿Y que si no estaba cansada, Edward? Ves, es por eso que el Dr. Dover quiere que yo decida todo por ti…” sus brazos estaban cruzados sobre su pecho, aun enfadada se veía hermosa sentada en mi cama.

“Bella, lo siento, no quería, de verdad…Ok…adelante, decide lo que quieras… ¿Así estaremos a mano?” miré cuidadosamente su reacción, no quería que estuviera enfadada conmigo. Vi la comisura de sus labios curvarse en una sonrisa y se relajó.

“¡Bien! HHMMM que debo decidir...” su sonrisa me puso nervioso… “Acabas de decidir que dormirás a mi lado sin remera. Y no importa lo que suceda, no te iras de la cama¿entendido?” pregunto, esperando mi reacción.

Asentí, creí que elegiría algo peor que eso, solo otra de las razones por la cual la amaba tanto. Entonces fue cuando volví a oírle. Oh Cielos, me pregunto si Edward puede sentir esto…

Repentinamente sentí algo en lugares que no quería, sabia que Bella comenzaría a responder pronto así que me quité la remera y la acomodé en la cama conmigo, tratando de hacer que se durmiera lo mas rápido posible. Ella nunca podría resistir toda la lujuria con la que Jasper iba a bombardear la casa.

“¡Valla¿Estamos ansiosos por meternos en la cama?” Rió Bella.

“Si, amor. Solo quiero pasar la noche cerca de ti. ¿Es eso un crimen?” besé sus labios gentilmente.

“Sabes, aun es bastante temprano, Edward, no tengo por que dormirme ahora…” dejó que sus palabras se perdieran sugestivamente. Oh no, maldito seas Jasper… pensé. ¿Ahora que? Sentí sus manos comenzar a enredarse por mi cabello y su cuerpo presionarse aun mas contra el mío. Tenia que actuar rápidamente.

“Esto…Bella¿Cuáles serán los colores de nuestra boda?” salté con el único tema que sabia que seria un balde de agua fría para ella. Funcionó. Sentí su cuerpo tensarse ante la pregunta y me soltó los cabellos.

“No tengo idea, Edward. Pregúntale a Alice.” Dijo con un suspiro. Había arruinado el momento, perfecto.

“¿No crees que eso es algo que debes escoger, tu eres la novia?”

“Realmente no me importa, así que le pedí que eligiera ella.” Se apartó rápidamente de mí mientras yo continuaba con el tema de la boda.

“Hey ¿Quieres registrarte pronto? Podemos escoger manteles, tostadoras, maquinas de helado, porcelana, microondas…” podía ver que se estaba enfadando, lo cual me partía el corazón, pero esto era importante.

“Edward¿Para que quiero registrarme para esas cosas¿Cuando, después de ser transformada, usare una maquina para hacer helados¿Acaso el helado sabor a sangre es popular entre los vampiros?” lanzó. “Sabes Edward, estoy cansada. Acabas de decidir que es tiempo de que me duerma, y decidiste cantar mi nana para ayudarme a dormir. ¡Empieza a tararear!”

¡Perfecto! Acomodé mi cabeza cerca de la de ella y comencé a tararear. Solo podía pensar en lo mucho que la amaba y en cuan cerca quería tenerla. Ella rodó su cuerpo y presionó su cabeza contra mi pecho, cerrando cualquier distancia entre nosotros. Duérmete, duérmete. Comencé a pedir en mi cabeza mientras que las olas de lujuria continuaban recorriendo la habitación.

En la mitad de su nana, escuché sus suaves ronquidos y sabía que estaba dormida, y ahora, todo lo que tenía que hacer era quedarme allí, en la cama con ella, sin mi camisa, toda la noche, mientras Jasper tiraba un balde de lujuria en toda la casa. ¡Esta seria con facilidad la noche más larga de toda mi vida!

Unas horas después Bella comenzó a hablar entre sueños. Mis manos aun estaban agarrando el edredón mientras trataba de controlarme. Jasper nunca había enviado amor, pasión, alegría, lujuria y bronca juntos. Nunca sabía que era lo que seguiría, y tampoco lo sabían los demás. Cuando la ola de furia aparecía, escuchaba un estruendo y a Emmett gritar “¿Por qué diablos fue eso, Carlisle?” por sus pensamientos, entendí que Carlisle estaba pasándola mal al estar lejos de Esme, pero no se atrevía a dejar a Emmett solo mientras durase el ataque romántico de Jasper.

“Edward...”susurró mi ángel “Oh Edward...” comenzó a parecerse mas a un gemido y dejé de respirar. “Por favor Edward déjame ayudarte con eso…” ¿Ayudarme con que? Pensé.

Dejó escapar un suspiro y comenzó reírse. Con sus risitas, su cuerpo comenzó a temblar y se sentía tan…bien. Quería con todas las fuerzas salir corriendo hacia la otra punta de la habitación o encerrarme en el baño, pero no podía. Bella dijo que tenía que quedarme en la cama sin importar lo que sucediera. Entonces empezó a hablar nuevamente.

“Oh basta...Wow te ves muy sensual...Emmett” ¿Que acaba de decir¿Emmett? ¿Ahora fantaseaba con Emmett? Respiré profundamente y me agarré el pecho con una mano. Antes de que pudiera pensar le escuche decir “Jasper eres un vampiro grandote y fortachón...vamos a sacarte la remera a ti también…” el tono sensual de su voz iba a quedar grabado a fuego en mi mente para siempre.

Antes de que pudiera hacer nada, Bella se sentó en la cama y gritó “Oh Dios ¡¡Acabo de tener un sueño indecente sobre tu y tus hermanos!! Mis ojos...Edward mis ojos...eewww Jasper...oh Dios le saque su remera y a Emmett…ugh ¡Ni siquiera puedo decir que fue lo que sucedió!” su cuerpo comenzó a estremecerse violentamente, y aunque sabia que debía estar molesto, comencé a reír sin parar.

El sueño le causaba repulsión…todo era por los entrometidos sentimientos de Jasper. Estaba aliviado, y entonces comenzó.

¿Bella tuvo un sueño sucio? pensó Esme.

¡Emmett estuvo en su sueño, voy a matarla! bufó Rose.

Seguro que me veía más sensual que Edward. Bramó Emmett

Lo siento Edward, hablare con Jasper al respecto, no lo mates. Pensó Alice.

Ha Ha te dije que no te metieras conmigo Edward...se regodeó Jasper.

Al menos siente repulsión, eso es bueno¿Verdad? Añadió Carlisle.

Wow no tenia remera, me pregunto que otra cosa no llevaba puesta…

Instintivamente presioné un dedo contra sus labios para detenerle de decir algo mas. Ella me miró sorprendida por mi comportamiento y esperó a que dijera algo.

“No te enfades, Bella, pero um, creo que olvidaste cuan desarrollado es el sentido auditivo de los vampiros…” pude ver que su mente trataba de analizar mis palabras. Sus ojos se agrandaron cuando entendió y comenzó a sacudir su cabeza, pero yo simplemente dije “Lo siento, amor, escucharon todo lo que dijiste. Emmett se pregunta si le faltaba algo mas que su remera…”

Su rostro se volvió bordo y comenzó a hiperventilar. “Bella, tranquilízate...Bella respira, lento” pero ella no escuchaba. Comencé a sentirme aterrado y no podía pensar con claridad…Jasper nuevamente.

“¡Carlisle, contrólalo o lo haré yo!” dije en voz alta. Segundos después escuché un estruendo y el pánico desapareció de mi cuerpo por completo. Aunque Bella no estaba tranquilizándose. Hice lo único que podía hacer para ayudarle a controlar su respiración, la besé. Mis manos sostenían con cuidado su rostro cuando nuestros labios se encontraron. Su respiración comenzó a descender, y sentí su cuerpo relajándose.

“¿Te sientes mejor ahora?” pregunté mientras se recomponía.

“Nopes, necesito otro beso.” Dijo acercándome a ella, “Y decidiste hacerlo ya que fui traumatizada por tu hermano.”

“¿Cómo puedo negarme a ese pedido?” cuando me volví a inclinar para besarla, mi puerta se abrió de golpe, casi rompiéndose las bisagras. Cuando me voltee, la estúpida sonrisa de Emmett estaba debajo del marco de la puerta.

“Entonces, Bella, dime...ahora que has fantaseado conmigo sin remera…y con Jasper también… ¿Cuál de nosotros es el mas sensual?...pero di la verdad. No te preocupes por herir los sentimientos de Edward.”

Rosalie apareció a su lado. “Voy a tratar de no asustarte, Bella, pero solo dime… ¿Emmett estaba desnudo en ese sueño?” Bella gritó “Oh Dios, no Rose, no, no¡No!” Vi a Rosalie relajarse y adoptó una postura mas tranquila para el alivio de Bella.

Eso hizo a Rose feliz, pero Emmett se veía realmente decepcionado. “¿Por que lo dices de esa forma, Bella¿No quieres echarle un vistazo al cuerpazo que tienes frente a ti ahora mismo?” él comenzó a levantarse el ruedo de la remera cuando Bella gritó y se cayó de la cama, tratando de cubrir sus ojos.

Cualquier rabia que Rosalie pudiera haber sentido hacia Bella, había desaparecido cuando vio su reacción ante el inminente avistamiento del cuerpo de Emmett. Alice y Jasper flotaron hacia la habitación justo a tiempo para ver el rostro de Bella hundido en el costado de la cama.

“Emmett, por favor quédate vestido mientras estés en mi habitación. Bella, amor, vuelve a la cama. Ellos ya se están yendo.” Gruñí en dirección a mi familia.

“¡No Edward, si Emmett estaba sin remera, necesito saber cuando de Jazz vio Bella!” Rosalie había estado furiosa por el sueño, pero Alice sentía curiosidad. Y una curiosa Alice, era a veces peor que una furiosa Rosalie.

“Dime Bella¿Jasper tenia puesta su remera o no?” preguntó Alice.

“Por favor, no me hagas decir esto, Alice, solo quiero volver a dormir y olvidar de que todo esto sucedió.” Exclamó Bella. Alice comenzó a dar vueltas por la habitación.

“Vamos Bella, te escuchamos llamarle un vampiro grandote y fortachón. Pero entonces dijiste ‘vamos a sacarte esa remera’… así que quiero saber si viste algo antes de despertarte. Soy tu amiga Bella...solo olvida que él es mi esposo.”

Bella me miró y vi en sus ojos que iba a rendirse a lo inevitable. Optó por discutir esto abiertamente en vez de pasar días dándole vueltas al asunto. Le vi respirar profundamente y comenzó a responder las preguntas de Alice.

“Le saque la remera.” Jasper se cubrió el pecho en falsa modestia. Emmett rió.

“¿Se veía lindo?”

“Eso pensé en el sueño.” Emmett silbó.

“¿Yo me veía bien?” Preguntó Emmett.

“Otra vez, eso creí, pero solo en el sueño.” Murmuró Bella ruborizándose.

“Vamos, Bella, entre los tres¿Quien se veía mejor sin remera?” Emmett estaba bastante obsesionado con esa pregunta.

“Edward.” Mi amor respondió.

“Solo lo dices por que lo amas.” Exclamó Jasper.

“No, es verdad. Es el único de los tres al que quiero volver a ver sin camisa, asi que el se veia mejor. ¿Terminamos?” su voz era un ruego.

“Por ahora...” dijo Alice mientras tomaba la mano de Jasper y salían por la puerta. “Dulces sueños Bella.” Dijo con su hipnótica voz de vampiro mientras danzaba fuera de la puerta.

“Soy mucho mas sensual que Edward…” escuché a Emmett quejarse mientras les seguía detrás.

“¡Te veo en unas cuantas horas en el desayuno, Bella!” dijo Rose mucho mas alegre de lo que me esperaba.

“Supongo que no tienes alguna clase de poder secreto de vampiro oculto que pueda hacer qué todos olviden lo que ha ocurrido en la ultima media hora¿Verdad?” sus ojos eran sinceros, pero yo suspiré y le dije “Lo siento, Bella, lo recordaran por el resto de la eternidad.”

Bella durmió placidamente las siguientes horas hasta que la puerta se abrió de golpe, revelando a una Rosalie demasiado alegre con una enorme canasta de picnic. “Buenos días, Bella¿Estas lista para que pasemos un tiempo juntas?” preguntó con un tono amable que jamás había usado antes con Bella. Mi boca se quedó abierta por la sorpresa y Bella buscaba las palabras “Um…si…seguro Rose…solo…um ¿Me permites un minuto y te veo abajo?”

“No hay problema, Bella. Estaré esperando.” Sonrió grácilmente y salió de la habitación.

“Estoy un poco asustada, Edward...” yo solo me reí. “Sus pensamientos eran amables, Bella, realmente tiene ganas de esto, si no puedes creerlo.”

Bella saltó de la cama y se apresuro lo más rápido que pudo, seguramente para no querer arruinar el buen humor de Rosalie por hacerle esperar demasiado. Estaba a punto de salir de la habitación cuando se giró hacia mí. “Edward, acabas de decidir que harás mientras no este.”

“¿Si?” mis ojos se abrieron de la sorpresa.

“Si, vas a tocar el piano mientras este afuera. Y toca las mas altas, por favor…” dijo rápidamente.

“¿Por qué las mas altas?” era un extraño pedido ya que usualmente le tocaba las mas suaves.

“Oh, solo quiero asegurarme de que puedo oírlas desde el jardín en el picnic. Sabes amor cuanto me gusta oírte tocar el piano...” dijo dulcemente. Simplemente tuve que envolverla con mis brazos.

“Te extrañare mientras no estés.” Susurré a su oído mientras caminábamos a encontrarnos con Rosalie.

“¿Lista Bella?” preguntó Rose aun con la canasta en sus manos. Le di un gentil apretón a su mano, para desearle buena suerte, y caminé hacia el piano como Bella me lo pidió.

Cuando mis dedos tocaron las teclas escuché a Bella decirle a Rose “Ahora si estoy lista¡Vamonos!” y ambas desaparecieron por la puerta principal.

viernes, 27 de febrero de 2009

" Leelas y llora " cap.8


“Apártate Emmett o decidiré que se saque los pantalones también y ahí estarás en problemas por que no creo que ni un vampiro con tu fuerza pueda apartarme de el...” lancé mientras me acomodaba en la cama sobre mis rodillas, retándole a tentarme. Edward se veía atemorizado de que Emmett dijera algo estúpido que le hiciera perder sus pantalones.

Dándose cuenta de su enfermiza reacción, Emmett se dejó caer al suelo y comenzó a mecerse. “No voy a conseguirlo...esto es imposible...quizás deba buscar una cueva hasta entonces…” nunca había visto a Emmett viéndose tan patético en todo el tiempo que le conocía.

Edward camino hacia él “Vamos Emmett, puedes hacerlo...ya has estado antes lejos de Rosalie y sobreviviste. ¿Por qué esta vez es diferente? Vamos Bella, necesitamos decidir que hacer para mantener a Emmett ocupado, y ya que ese es tu campo…”

Pensé por unos minutos, y luego una brillante idea vino a mí, pero tuve que cambiar mi mente rápidamente antes de que Alice supiera lo que planeaba. Miré a Edward y a Emmett. “¿Confían en mi?” mi sonrisa debió de asustarles, ya que ambos me miraron por un buen tiempo antes de asentir con sus cabezas.

Corrí hacia el armario de Edward y tomé una pila de ropa. “Edward ponte toda la ropa que puedas, pero se sutil, Alice no puede notarlo. Usa tres pares de medias, dos camisetas bajo la remera, shorts debajo del pantalón…esa clase de cosas ¿Ok?” la comisura de su labio se estiró en una sonrisa, aunque no podía leer mi mente, podía ver a que nos dirigíamos, y estaba feliz.

“Emmett, haz lo mismo…recuerda, se sutil, no queremos que cierta persona sepa que es lo que nos traemos entre manos…” Emmett lentamente se levantó del suelo y sonrió. Si había algo que Emmett amaba, era una buena trampa. “Nos veremos abajo en un rato.”

Corrí dentro del baño y tomé tantas ropas como pude encontrar. Había tomado unas cuantas medias de Edward. Con mis capas de ropa puestas, tome un pulóver y me lo puse encima. Edward se veía casi igual, excepto que él escogió prendas mas sueltas para esconder las capas de ropa.

Tomé su mano “Vas a tener que confiar en mi¿Ok? Solo sigue la corriente, Sabes quien es el blanco¿Verdad? De seguro puedes sentirlo...solo usa tu poder cuando veas la oportunidad. No dispares hasta que les veas al filo.” Dije con un guiño.

El se inclinó y me dio un beso “Lo que digas, Bella, hoy estas a cargo.” Cuando su gélido aliento golpeó mi rostro, mis rodillas comenzaron a temblar, pero rápidamente sacudí la neblina.

“No podemos hacer esto ahora Edward, piensa en el pobre de Emmett. No quiero verle explotar.” Apreté su mano y él se río, llevándome escaleras abajo.

“¿Dónde esta Alice?” Susurré a Edward.

“Ella y Jasper están ocupados por el momento.” Sonrió Edward “Aparentemente decidieron esconderse en el armario del ático, pero como nadie fue a por ellos, se aburrieron…y ahora no están mas aburridos.” Junté mis manos, esto podía llegar a funcionar.

“¿Sabes donde Esme tiene escondida a Rosalie?” Edward asintió con su cabeza. “Bien, ve a decirles como deben vestirse y estén listas para bajar en unos minutos. ¡Apúrate!” Edward corrió escaleras arriba, mientras que yo iba hacia el despacho de Carlisle y cerraba la puerta detrás de mí.

“¿Qué puedo hacer por ti, Bella?” Carlisle preguntó desde detrás de su escritorio. Mi rostro se ruborizó como nunca. Estaba nerviosa por si se opondría a mi plan, pero tenia que intentarlo.

“He Carlisle, entonces, um...necesito pedirte un favor.” Dije mirando a mis pies nerviosamente.

“Entonces pregunta.” Podía escuchar una sonrisa en su voz. Alcé mis ojos y respiré profundamente.

“Jasper esta abusando de sus privilegios de la tarea y nos esta haciendo a todos miserables, especialmente al pobre de Emmett. Así que estaba esperando que te unieras para un pequeño juego para poder vengarnos un poco de Jasper.” Me las arreglé para terminar con todo el discurso en una bocanada de aire. Cuando se me acabo, espere pacientemente su respuesta.

Vi sus ojos brillar mientras que una sonrisa aparecía en su rostro. “Cuenta conmigo. ¿Que hago?”

Rápidamente le dije que se pusiera unas prendas de más y que se uniera al resto de la familia en la sala. Cuando terminé con la explicación, se levantó de su silla y me abrazó. “Realmente fuiste echa para Edward¿Verdad? Esta familia fue bendecida el día que apareciste en nuestras vidas. Otro genio maléfico para agregar al grupo.” Dijo riéndose y fue en busca de Emmett para prepararse para la diversión.

Corrí hacia la sala familiar y encontré a Edward, Emmett y Rosalie sentados en el sofá. Rose estaba acariciando la espalda de Emmett suavemente mientras que él la miraba cariñosamente. Edward abrió sus brazos y yo me senté feliz en su regazo. “entonces ¿Aun siguen ocupados?” pregunté casualmente.

Edward se extrañó“Si, aun siguen ocupados.”

“¿Cuan ocupados?” pregunté.

“Demasiado” dijo Edward temblando.

“Perfecto.” Dije guiñándole un ojo a Edward. Su rostro rompió en una risa cuando Esme y Carlisle se unieron.

“Aca vamos…” Dije mirando a Rosalie. “Rose¿Te gustaría ir de compras?” 3, 2, 1…

“NOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO” un terrible grito se escuchó desde el ático. Hubo un golpe y una nube negra bajo por las escaleras y bloqueó nuestra salida. Alice estaba en la puerta, con sus brazos extendidos a sus lados. Parecía lista para golpear a cualquiera de nosotros si nos atrevíamos a avanzar hacia la puerta.

Su cabello estaba completamente despeinado, pero lo que nos hizo reír a todos fue que su camisa estaba al revés, solo tenía una pierna puesta en sus jeans y estaba descalza. Jasper apareció corriendo por las escaleras a los pocos segundos y no se veía nada mejor. Su camisa estaba completamente abierta y estaba en bóxer.

“¡Nadie sale de esta casa para comprar!” gruñó Alice en mi dirección. En ese segundo era el vampiro que mas miedo me había dado jamás.

Carlisle se puso de pie y caminó hacia Alice. Sentí a Jasper enviar una ola de calma por la sala. “Alice, Bella y Rosalie solo estaban bromeando, no van a ir a ningún lado. Vamos, aléjate de la puerta y arréglate el pantalón…” dijo moviendo su dedo hacia su pierna expuesta.

Alice dio un pequeño gritito y metió su pierna dentro del jean en un abrir y cerrar de ojos. “Lo siento, sobre actué.” Murmuró Alice cuando se nos unió en el sofá. Golpeé gentilmente su espalda.

“Se que estas pasando por un momento difícil, Alice, pero míralo de esta forma, solo quedan unas 22 horas.” De alguna manera no se sintió reconfortada con mis palabras.

“Podemos hacer algo, por favor…necesito distracción o voy a mirar el reloj por el resto de la noche.” Dijo Emmett lanzando su cabeza entre sus manos.

Antes de que Jasper pudiera escabullirse a vestirse, grite “¡Strip poker con las reglas de la casa!”

Edward me había dicho una vez que las reglas de la casa daban ventaja al que la pedía. Básicamente si alguien pedía stripo poker con las reglas de la casa, todos en la habitación debían jugar con lo que tenían puesto y no podían irse de la habitación para ponerse prendas adicionales. Jugabas con lo que tenias puesto.

Jasper se enfadó, demasiado ya que estaba semidesnudo. “Bella, no voy a jugar strip poker... ¡Casi no llevo nada! Eso no es justo...”

Fue Esme quien habló y puso fin a la discusión que estaba por empezar. “Jasper, es justo. ¿Quién tubo la idea de la ridiculez de ‘Reglas de la casa’?” sus ojos fueron inmediatamente hacia los de Alice.

“Eso no es mi culpa, lo hice por que siempre que quería jugar, Edward se ponía toneladas de ropa como si fuera a una expedición al polo norte.” Se defendió Alice.

Esme levantó sus manos y todos dejaron de hablar. “El juego ha sido llamado, todos vamos a jugar y las tareas siguen su curso. Emmett, creo que debes sentarte lejos de Rosalie, esto quizás sea demasiado. Bella, tú aun seguirás decidiendo por Edward, así que decides que cartas se queda y cuales descarta. Oh, también debes decidir que ropa se saca... ¿Esta todo, verdad¡Que empiece el juego!”

Los chicos movieron los sofás y la mesa de café para que pudiera quedar un espacio abierto en el medio del suelo para sentarnos. Me senté a un lado de Edward para poder tomar sus decisiones. Esme se sentó entre Rosalie y Emmett para que este último se comportara. Carlisle se sentó al otro lado de Emmett solo por si las dudad. Alice y Jasper aun seguían murmurando sobre lo injusto que era el juego.

Las primeras manos las jugamos bien. Una pila de medias y sweater comenzaba a formarse en el suelo. Jasper jugaba cuidadosamente, casi sin quedarse con todas ya que no tenía mucha ropa por perder. Era hora de empezar con la fase ‘real’ del juego, así que gentilmente toque la pierna de Edward y la apreté suavemente. El me miró y sonrió, dándome a entender de qué había entendido que el plan estaba comenzando. Era hora de que Edward y yo nos metiéramos en la batalla.

Edward comenzó a reírse solo. Todos los Cullen le miraban ahora, él nunca se reía de la nada, creo que estaban preocupados por su salud mental. “Edward querido¿Que es tan gracioso?” pregunto Esme dulcemente, sin querer enfurecerlo si estaba teniendo algún tipo de colapso.

“Disculpen, Emmett acaba de salir con una graciosa imagen en su cabeza.” Dijo Edward mientras trataba de controlarse. Emmett debió de preguntarle algo rápidamente ya que vi una mirada entre ellos y ahora Emmett se reía.

“Solo estaba tratando de distraerte un poco, Edward, no tiene nada de malo intentarlo.” Emmett se volteó hacia un confuso Jasper y dijo “Gatubela” y entonces los dos me miraron. Sentí mi rostro volverse en tres tonos diferentes de rojo cuando Jasper se unió a las risas.

Rose podía ver lo que sucedía y decidió echar leña al fuego. “¿Qué sucede con Gatubela, Emmett?” su voz sonaba molesta cuando le preguntó.

“Oh, nada Rose, solo algo que le ofrecí a Edward en nuestra sesión de hoy.” Eso hizo que todos los chicos, excepto Carlisle, volvieran a romper en risas. Todos los ojos estaban sobre mí. Rose juntó las cosas y gritó “¡¿Le ofreciste prestarle mi disfraz de gatubela para ella¡No durara ni dos segundos sola en esas botas!”

Emmett se dobló de la risa “Lo se, eso fue lo que hizo que Edward se riera…me la imagine cayéndose…”

Giré mi rostro hacia el de Edward “¿Encuentras eso divertido, Edward¿Te divierte verme caer? Que bueno que pude ser el chiste de sus sesión hoy.” Traté de enfadarme lo mas que pude, para que Jasper lo creyera. Obviamente que el no sabia que yo estaba pensando cuan furiosa me puse cuando hizo que Rosalie me besara antes…

“Bella, no quise...es que fue...gracioso...bueno, no gracioso…inesperado…” dijo Edward tratando de zafarse del problema.

“Alice, reparte las cartas, tenemos un juego que jugar.” Dije mientras continuaba mirando a Edward. Podía sentir la alegría de Jasper creciendo.

En las próximas manos tiré cualquier carta que Edward tuviera en manos y fuera mayor a diez. Descarto un par de aces, tres reyes y una posible escalera. Cuando Edward ‘decidio’ quedarse con una carta alta y perdió, le hice quitarse los pantalones, con lo cual me gane una mirada de advertencia de su arte. Todo por el plan…todo por el plan…pensé con una sonrisa en mi rostro.

Mientras Jasper continuaba disfrutando de la miseria de Edward, el jugaba sus cartas con mucho cuidado, nuevamente, temiendo perder su camisa o su bóxer.

Teníamos que lograr que Jasper se volviera un poco arrogante, así que decidí comenzar a jugar mi mano con Emmett, quien la aceptó y dobló la apuesta, ofreciendo dos ítems de ropa si perdía. Pronto, Rose y Carlisle aceptaron la apuesta, cada uno diciendo que tenia la mejor mano. La habitación se lleno de seguridad y arrogancia, haciendo que Jasper finalmente aceptara la apuesta. El pescado había mordido el anzuelo, era hora de tirar de la línea. Lo que Jasper no sabía, era que yo tenía una increíble mano, casi imposible de vencer.

Emmett bajó una mano de reinas, eso fue inmediatamente vencido por los tres seis de Rosalie. Carlisle bajo orgullosamente tres nueves, hasta que Jasper comenzó a sonreír. “¿Te sientes seguro, Jasper?” pregunté. Estaba soltando tanta confianza como podía, y asumí que los demás estaban haciendo lo mismo. Si Jasper perdía se quedaba totalmente desnudo. Si yo perdía, aun tenia cinco prendas mas que me cubrían antes de mostrar algo de piel. Ese simple pensamiento me dio más confianza que nada.

“Si, Bella, Realmente tengo una buena mano. ¿Tu como te sientes?” preguntó.

“Dímelo tu, Jasper...” él me miró a los ojos y murmuró “HHHMMMMMMMMM demasiado segura¿Verdad Bella?”

“Sip, muy segura.” Mi sonrisa aumentó cuando le respondí. Edward se inclinó y miró mis cartas. “¿Estas segura de que entras, Bella? Jasper no ha perdido ni una jugada hoy, probablemente tiene algo bueno.” Me susurró, pero los dos sabíamos que todos en la sala escuchaban con atención.

“¡Entro, definitivamente puedo vencer a Jasper!” dije mas arrogante que antes. Estaba segura de que Edward trataba de sentirse nervioso, para que Jasper siguiera nuestro plan.

Alice comenzó a tratar de ver que ocurría, pero yo seguía cambiando mi decisión sobre la fuerza de mi mano. Ella sabia que algo ocurría, viendo a Edward con una camiseta debajo de su remera y Emmett vestido casi de la misma forma…Alice tenia desde antes una ceja levantada, por eso hice que Edward perdiera sus pantalones.

“¡Es una trampa Jazz¡No muestres tu mano!” Gritó Alice. Sus manos volaron mientras trataba de tomar las cartas de Jasper, quien se rehusaba a dárselas. En cuestión de segundos, los dos estaban forcejeando en el suelo, “¡Diablos Jasper! Dame las maltitas cartas.” Gritó Alice.

“No Alice, tengo una buena mano, no voy a echarme atrás. Acepto la apuesta de Bella.” Una ola de tranquilidad se apodero de nosotros mientras trataba de quitarse a la pequeña Alice de su brazo para poder bajar las cartas.

“¡Léelas y llora, Bella! Full, reyes sobre dieces.” Lanzó Jasper. Sus ojos se clavaron en los míos y yo tuve que reaccionar inmediatamente. Aparté mis ojos de él y comencé a tratar de sentirme asustada para darle más confianza a Jasper antes de mostrarle mis cartas y aplastarlo. De alguna forma, me las ingenie para soltar lágrimas.

Ha y Edward dijo que no podía actuar. Pensé para mi misma cuando una lágrima rodó por mi mejilla. Alice me miraba atentamente, esperando el primer indicio de que estaba tendiéndole una trampa a Jasper. Miré a Edward, quien dulcemente me dijo “Bien, Bella ¿Que tienes?”

Suspiré pesadamente y comencé a bajar mis cartas una a una “No tengo mucho en realidad, la carta mas alta es este estúpido siete de espadas, todo lo demás es menor, mira un seis, cinco, cuatro y un tres. OH ¿Mencione que son todos de picas?”

La boca de Jasper se abrió de golpe “¿Tienes una escalera¿Una escalera de color? No puede ser…Edward hizo trampa¡Debió de darte alguna carta o algo!” Acusó Jasper mientras nos señalaba con su dedo.

“¡Realmente me ofende tu acusación! Carlisle ¿Hicimos algo en contra de las reglas? Esme tu siempre eres la jueza en estas cosas¿Edward y yo hicimos trampa?” miré a Esme por apoyo y una enorme sonrisa se formó en su rostro.

“Jasper, lo siento, pero no hicieron trampa. Solo has sido vencido, aplastado...por un humano debo añadir.” Esme comenzó a reírse de su broma.

“¡Vamos Jasper! Te dije que te estaban tendiendo una trampa. Edward y Emmett nunca usan tres pares de medias y dos camisetas debajo de las camisas. ¡Presta mas atención, hombre! Ahora tienes que desnudarte frente a toda la familia. Terminemos con esto, ponte de pie y quítate todo.” Dijo Alice sin sentir ni un poco de pena por su esposo. Podía sentir que estaba enfadada por no haber escuchado su advertencia, sus brazos estaban firmemente cruzados sobre su pecho y tenia un pequeño puchero mientras miraba a Jasper.

“Quítatelas, quítatelas” comenzó a aplaudir Emmett. Rosalie comenzó a tararear alguna canción de striptease para poner a Jasper a tono. Esme cubrió sus ojos, no queriendo ver el trasero de Jasper en su rostro. Edward temblaba de la risa, probablemente viendo los pensamientos que pasaban por la mente de Jasper en ese segundo. Yo, por mi parte, sentí que mis mejillas se encendían cuando mis ojos se encontraron con los de Jasper.

Al sentir mi vergüenza, hizo un rápido movimiento y decidió acrecentar el rubor de mi rostro, enviando olas de vergüenza por toda la casa. En cuestión de segundos, todos estábamos tan avergonzados que no podíamos ni mirarnos a los ojos, y teníamos nuestras cabezas agachadas, con nuestros ojos sobre nuestros regazos mientras jugábamos con nuestros dedos. El se acomodo en medio del grupo por los cinco segundos reglamentarios, pero nadie vio nada por que nos sentíamos demasiado avergonzados como para bromearle. Maldición Jasper...

Cuando finalmente comencé a sentirme aliviada de la vergüenza, era demasiado tarde. Moví mi cabeza solo para ver a un Jasper sin remera corriendo por las escaleras, Alice corría detrás de él actuando como un escudo humano para que nadie pudiera ver nada de su desnudo trasero mientras regresaban a su habitación.

“¡¡Cobarde!!” grito Edward cuando cerraron la puerta con fuerza.

Miré al resto de la familia quienes estaban tan enfadados con Jasper, como yo. “Bueno, eso no salio como lo planeado ¿Verdad?” dije tristemente. Mi plan había fallado, fracasado. Edward frotó mi espalda para hacerme sentir mejor, pero no estaba ayudando.

Miré a Rose, quien me guiñó un ojo y se palmó el costado de su cabeza, indicando que tenia una idea. Tendría que esperar hasta nuestra actividad a solas para saber cual seria el plan para vengarnos de Jasper. Solo podía imaginar que es lo que le haría...

Esme se llevó a Rosalie a la cocina con ella. Carlisle volvió a su despacho y yo bostecé. Antes de darme cuenta, me encontré entre los brazos de Edward, llevándome fuera de la sala familiar. Escuche a Emmett suspirar.

“Solo 20 horas mas. Dispárenme, por favor…” gruñó cuando Edward y yo nos dirigíamos escaleras arriba.

" Una extraña alianza " cap.7


Bella POV

Manejamos hacia la casa de los Cullen en silencio. Carlisle había llamado y le había explicado la situación a Charlie y él accedió a dejarme pasar los próximos dos días en la casa de Edward bajo los ojos de Carlisle. Descansé mi cabeza sobre la fría ventana del auto de Edward mientras trataba de acomodar mis pensamientos.

Edward no pudo soportar mas el silencio “Entonces¿Qué tal estuvo tu sesión?” preguntó animadamente, pero con un frío tono en su voz, tratando de romper la tensión del auto.

Miré a su rostro y pude ver la preocupación oculta detrás de una pequeña sonrisa. “Oh, no mucho. Veamos...Alice admitió que da mi ropa a la gente del río para sus fogatas, yo solté que Alice es adicta a las compras, Rosalie dijo que solo me casaba por el sexo, entonces ahí yo dije que ella tenia un desorden alimentario, el doctor le hizo comer una manzana y luego amenazó con comerme. Después en el abrazo grupal, Rose me lanzó a los brazos del Dr. Dover quien ahora cree que siento algo por el…Oh si, y ella nos frotó jugo de manzana por el pelo…un buen rato si me lo preguntas.” Alcé mi vista y vi su expresión de shock.

“¿No vistes sus pensamientos?” pregunté confundida.

El sacudió su cabeza, “No, te dije que estaba bloqueando a todos, como Carlisle me lo pidió. Wow, su sesión fue tan buena como la nuestra.”

Me picó la curiosidad, sonreí mientras le pregunté “¿Y de que hablaron?”

Edward respiró profundamente “Bueno, la sesión empezó con Jasper y el doctor metiéndose en una muestra de la guerra civil, el doctor temía hacerle muchas preguntas con eso de intento de asesinato y todo, entonces Jasper hizo que Emmett y yo nos riéramos, con lo cual el doctor pensó que estábamos teniendo un colapso mental…entonces Emmett dijo que Jasper era un travestido y el admitió haber usado ropa interior de mujer…” nos miramos el uno al otro, y al mismo tiempo gritamos “¡Alice!” y reímos. Edward continuó con la historia “Para entonces el doctor había comenzado a darse cuenta sobre Alice y Jasper entonces dije que Emmett era un adicto al sexo lo cual él estaba orgulloso de contar…demasiado para el gusto del doctor. Y entonces Emmett casi suelta todo y de ahí es de donde sale ‘Ruby’.”

“Oh, eso explica por que Rose decía cosas sobre una fulana Ruby. Y después rompió la ventana de la puerta de la oficina...creo que en cierta forma tiene sentido que Rosalie este tan enfadada con Emmett por inventarse a una novia inexistente, la que en realidad es ella misma.” Murmuré. “¿Qué mas sucedió?”

“Mas cosas sobre la vida sexual de Emmett, disfraces...ugh...y luego se refirió a él mismo como un héroe del sexo, aun no estoy seguro de haber entendido eso…y después Emmett le dijo al Dr. Dover que yo escuchaba voces…” Edward casi susurró esa parte.

“¿Le dijo al doctor que escuchas voces?” me partí de la risa “Oh mi Dios¿Que hiciste, Edward?”

“Le seguí el juego…dije que oía voces que me decían cosas malas y que le pegaba a Emmett y a Jasper…después todos discutimos sobre tu conversión a vegetariana y después la cosa del abrazo grupal y listo.” Se acomodó nerviosamente en su asiento.

“¿Ahí fue cuando Emmett te besó?” comencé, tratando con todas mis fuerzas de no reírme. Mordí mi labio lo más fuerte que pude sin lastimarme, mientras mi cuerpo temblaba tratando de suprimir la risa.

“El estúpido de Jasper envió una ola de lujuria cuando Emmett me estaba abrazando y se volvió completamente loco y comenzó a besarme. Por eso Jasper salio corriendo de nuestra sesión. Le encontramos escondido detrás de unos arbustos y antes de que Emmett le hiciera algo, él se disculpo. Obviamente la rotura de la manga de su camisa fue un accidente, Esme estaba un tanto enfadada por ello.”

Para cuando termino con la historia nos encontrábamos afuera de la casa de los Cullen. Ninguno de los dos se movió del auto. Me volví para verle moviendo sus dedos nerviosamente sobre el volante. “¿Por cuánto crees que podamos escondernos aquí?” sonreí nerviosamente.

“No por mucho. Vamos, Carlisle sabe que estamos aquí y si no entramos, simplemente nos arrastrara pataleando y gritando.” Edward dijo mientras nos preparábamos para salir del auto.

“¿Podemos ir a tu habitación hasta la reunión?” pregunté esperanzada. Edward me dio una deslumbrante sonrisa cuando se inclinó hacia mi y dijo “Podemos intentar…” cuando se inclinaba hacia mi escuché un golpeteo en el cristal de la ventana. Me volteé, vi a Emmett contra el cristal haciendo muecas de besos.

“Creí que tu y Rosalie estarían escaleras arriba…teniendo unos momentos antes de que se te acaben por 24 horas, querido hermano. Alice definitivamente esta aprovechando al máximo sus ultimas horas libres.” Edward le bromeó a Emmett cuando salimos fuera del auto.

Emmett hizo un puchero “Bueno, estaría allí, pero Rose sigue un poco molesta por la cosa de Ruby. Simplemente no lo entiendo, ella es Ruby. Lo sabe¿Verdad?” me preguntó Emmett.

“Si, Emmett, creo que lo sabe. Quizás deberías ir y decirle que esa Ruby es una maldita perra y que la dejaste y te diste cuenta de que Rose es la única mujer para ti. Eso puede funcionar. Si no funciona, no le digas que yo te di la idea¿Ok? Dije seriamente. Tenía que pasar un buen rato cerca de ella y lo último que quería era que estuviera enfadada conmigo.

Una enorme sonrisa se mostró en el rostro de Emmett. “Gracias, Bella. Es una buena idea.” Se inclinó y me dio un beso en la mejilla. Edward le lanzó una mirada molesta la cual hizo que Emmett le rodara los ojos y me diera un beso en los labios. “Que puedo decir, soy un adicto al sexo ¡y ahora los he besado a los dos en el mismo día¿Fue tan bueno para ti, como lo fue para mi?” bromeó, pero entonces se lo vio nervioso. “Solo…um, no le digas a Rose que te besé o seré hombre muerto, gracias.”

Salió corriendo hacia la casa y le escuchamos gritar por Rosalie cuando la puerta se cerró detrás de nosotros. Tomé la mano de Edward mientras caminábamos hacia el porche. Dentro de la casa había una oleada de actividad. Alice estaba conectada a Internet y al teléfono, haciendo compras y maldiciendo por la poca velocidad del modem. Jasper estaba sentado a su lado, con una pila de catálogos, listo para alcanzarle a Alice el próximo cuando terminara. Ella nos miró y nos lanzó una sonrisa pero se volvió rápidamente con lo que estaba. Le escuché discutir con una persona del otro lado de la línea telefónica sobre entregas por la noche.

Mi idea debió de funcionar, por que vi a Emmett alzando a Rosalie en brazos y llevándosela escaleras arriba “Gracias a Dios se arreglaron.” Me dije a mi misma, pero obviamente, Edward escuchó y se quedo confundido por mi interés.

“¿Por que te interesa tanto su vida amorosa, Bella?” la confusión estaba escrita en todo su rostro.

“Bueno, es por una egoísta razón. Quiero a Rosalie tan feliz como se pueda para cuando hagamos juntas las actividades y un tiempo a solas con Emmett ayudara a mantenerla de buen humor. No la quiero mas irritable de lo necesario.” Mis palabras hicieron que Edward estallara en risotadas.

“Es todo sobrevivir a las próximas 24 horas, Edward, auto-preservación.” Un fuerte estruendo resonó desde el piso superior que hasta atrapo la atención de Alice. Esme, quien había estado sentada tranquilamente en el sofá, sacudió su cabeza. “Ustedes dos no querrán subir por un buen rato…” asentí con mi cabeza estando de acuerdo con Esme. Edward se estremeció y se fue a sentar en su piano por un rato para tapar los sonidos amorosos de Emmett y de Rosalie que venían del piso superior.

Justo a las 5:00 en punto, Carlisle entró a la sala familiar y nos pidió que nos uniéramos a él en el comedor. Emmett y Rosalie emergieron del piso superior, ambos con una tonta sonrisa en sus rostros, Emmett me guiñó el ojo, lo cual hizo que me ruborizara. Edward pasó sus brazos alrededor míos mientras me guiaba a una silla a su lado. Cuando finalmente nos sentamos, Carlisle se puso de pie en la cabecera de la mesa y comenzó.

“Quiero agradecerles a todos por ir hoy a la terapia, se que no fue fácil para ninguno de ustedes, pero Esme y yo permanecemos firmes en darle una oportunidad a esto. También se que la tarea que les ha dado el Dr. Dover será todo un reto para cada uno de ustedes pero no tengo dudas de que podrán completarlas. Esme y yo hemos decidido que harán las tareas todos al mismo tiempo, desde las 7pm de hoy hasta mañana a las 7pm. Alice, el teléfono e Internet serán desconectados para ayudarte. Rosalie desconectara todos los vehículos, con lo cual nadie se ira a auto. Si tratan escapar, Emmett estará gustoso de traerlos de vuelta.” Alice comenzó a dar golpes al suelo con su pie nerviosamente.

“En cuanto a ti, Emmett, no podrás estar a solas con Rosalie en ningún momento de las 24 horas. Alguien tiene que estar contigo en todo momento. También quitaremos la puerta de tu habitación y la del baño solo para asegurarnos, no por que eso te detuviera, pero…” La voz de Carlisle se perdió cuando todos nos reímos. El tenia razón, ninguna puerta le detendría.

“Edward, sabes las reglas para ti y para Bella y espero que no haya problemas con ellas. Esperemos, Bella, que no abuses del poder que se te ha dado sobre Edward. Y Edward, esperamos que cumplas con la tarea de Bella. Esperamos de ustedes un poco de paciencia y entendimiento.” Edward asintió con su cabeza al mismo tiempo que yo.

Carlisle suspiró, “Jasper, Jasper, Jasper.” Jasper soltó una pequeña y maligna sonrisa la cual me dio escalofríos. “Hijo mío, tienes el poder de hacer miserables nuestras vidas por las próximas 24 horas pero espero que evites hacer eso y yo personalmente tendré un ojo sobre ti.” Esta vez, Jasper se hundió mas en la silla, sabiendo que Carlisle hablaba en serio.”No quiero que andes irrumpiendo en las tareas de tus hermanos para tu propia diversión. ¿Lo entiendes?” Jasper asintió silenciosamente, pero yo aun seguía preocupada por como le miraba Edward.

“Tienen dos horas, úsenlas correctamente...a las 7pm, comienza la tarea.” Ni bien las palabras salieron de los labios de Carlisle, Alice salió volando de su silla, saltó sobre las piernas de Jasper y corrió hacia el garaje. Jasper le siguió rápidamente. “Volveré para las siete, lo juro Carlisle...” Gritó Alice mientras salía de la casa. Escuché a Rosalie dar un grito mientras Emmett la perseguía escaleras arriba.

A las 6.50pm la puerta principal se abrió y Alice se tambaleó dentro de la casa. El cabello de Jasper estaba despeinado y se veía confundido. Edward corrió hacia el “Jasper¿Que fue lo que sucedió¿Te atacaron?” Jasper sacudió su cabeza, pero se rehusó a hablar. Alice se dejó caer sobre una silla, a mi lado.

“Alice¿Estas bien?” Pregunté cuidadosamente. Alice se volteó hacia mí con sus ojos vidriosos. “Fue realmente aterrador, Bella, arrastre a Jazz al…o mi Dios...lo arrastre al… ¡Walmart! Tenían muchas cosas…era un Super Walmart y corrí por los pasillos arrojando cosas al carrito lo mas rápido que podía. Entonces llenamos uno, se lo pasé a Jasper y comencé con otro. La gente se pensaba que había ganado alguna especie de concurso en la radio y que solo teníamos dos minutos para comprar. Hasta que pasaron unos veinte minutos. La gente comenzó a asustarse. Nos fuimos cuando llamaron a la policía. Jasper aun esta en shock.” Miró cariñosamente a su esposo, quien estaba sentado completamente quieto en la mesada de la cocina. Edward tenía su boca abierta mientras estaba allí sentado, leyendo los pensamientos de Jasper, seguramente.

“¿Qué hiciste con todas las cosas, Alice?” miré a nuestro alrededor, notando que no había traído ni una bolsa con ella.

“Las llevamos al refugio de mujeres…creyeron que habían ganado la lotería.” Murmuró Alice mientras se levantaba de la silla y caminaba hacia Jasper. “Lo siento, Jazz, no se que me sucedió…” Susurró dulcemente a su oído.

El sostuvo una mano para detenerle. “Nunca volvamos a hablar de ello, Alice.” Bajó la vista a su reloj. “Necesito controlar mis emociones en los próximos siete minutos o todo aquel que este en una radio de diez kilómetros tendrá un ataque de pánico. Por favor, discúlpame…” Jasper se puso de pie y caminó hacia su habitación.

Con una triste expresión, Alice le siguió. “Espérame, Jazz, estoy mejor, lo prometo...”

Aturdidos, Edward y yo nos sentamos en la encimera de la cocina cuando de repente las luces se apagaron y se encendieron del golpe. “¿Qué rayos fue eso?” pregunté.

Edward comenzó a reírse. “Carlisle es un gran cirujano, pero sus habilidades eléctricas necesitan practica.” Desde el sótano escuché a Carlisle gritar, “Escuche eso, Edward... ¿Quieres bajar a ayudarme, chico listo?” Edward rodó sus ojos “Esta tratando de desconectar la línea telefónica e Internet, pero aparentemente todos los cables se ven iguales.”

Me reí al imaginarme a Carlisle en el sótano maldiciendo al tablero eléctrico. “¡AHA! Lo logre...” Escuché a Carlisle mientras subía por las escaleras que daban al sótano. Rosalie apareció de su habitación, alisándose su cabello mientras iba hacia el garaje. “Estoy en ello Carlisle…solo me distraje un poco.” Edward miró nerviosamente su reloj.

“Un minuto hasta que la tarea comience¿Estas lista?” preguntó nerviosamente. Sacudí mi cabeza. Edward tomó mi mano y me sacó fuera de la cocina.

En la esquina de la habitación, Carlisle se aseguraba de que Internet no funcionara. Esme se acercó y miraba por sobre su hombro mientras el revisaba la computadora. “Nada de shopping on-line por 24 horas.” Dijo con una sonrisa.

Emmett reapareció de su habitación, viéndose tan feliz como una lombriz. Estaba jugueteando con su reloj cuando nos miró y explicó “¿Qué? Solo estoy poniendo la alarma. ¡Quiero saber cuando terminan mis 24 horas!” Rosalie apareció del garaje, luego de haber deshabilitado los autos. “Estamos oficialmente condenados a estar juntos por las próximas 24 horas.”

“Vamos Rose...” Le apresuró Emmett.

Ella le miró totalmente confundida “¿De que te estas quejando, bebote? Han pasado¿Cuanto, treinta segundos? Quizás si tienes un problema...” Emmett caminó lentamente hacia ella y señalo la marca de grasa que tenia en su mejilla de haber estado con los autos.

“Sabes cuanto me gustas engrasada Rose… ¿Por que me haces esto cuando sabes que tengo que vivir la vida de un monje?” Realmente estaba haciendo un puchero, como un bebe.

Rose trataba de quitarse la mancha, pero le faltó una parte y él seguía derritiéndose. Habiendo soportado demasiado a Emmett, caminé hacia ella. “Ven Rose, mira, te faltó un lugar justo aquí…aparentemente esa pequeña mancha es suficiente como para arrojar a este grandote a tus pies.”

Ella apartó su rubia cabellera para exponer su mejilla. Cuando levanée la mano para limpiarle, Rose repentinamente tomo mi muñeca, y me quedé helada, algo atemorizada. Sus profundos ojos me miraban fijamente y de fondo escuché a Emmett gritar “¡JASPER!” pero era demasiado tarde, antes de que pudiera parpadear, Rose me plantó un fuerte beso en los labios.

Todo sucedió rápidamente. Escuché un fuerte estruendo y unas cuantas maldiciones, pero todo lo que podía ver eran los ojos de Rosalie, a centímetros de los míos. Me tenía presa en una especie de encanto-vampirico y no podía escapar mientras sus labios se movían sobre los míos, así que simplemente me quede quieta. Sus labios permanecieron contra los míos por lo que me pareció una eternidad, hasta que sus ojos se abrieron de golpe y grito. “¿Qué diablos acaba de suceder?”

“Um, creo que acabas de besarme, Rose. ¿Esa fue unas de las actividades que debemos hacer juntas?” pregunté nerviosamente. Si era así, temía por las demás. Aunque me resultaba difícil que Esme aprobara ese tipo de experiencias.

“¡Por supuesto que no! Jasper, ese maldito, me envió una ola de lujuria cuando te acercaste y no pude detenerme…Jasper, vas a morir…” Sus gritos se detuvieron cuando ambas nos volteamos a enfrentar al resto de los Cullen.

Emmett estaba sentado en lo que quedaba en pie de la mesa de café de Esme con una mano sobre su corazón, apretándose la remera. Edward tenía su mano sobre su boca y la otra estaba desgarrando el brazo del sofá. Carlisle y Esme se reían histéricamente cerca de la computadora y Alice estaba en lo alto de las escaleras golpeando repetidamente a Jasper.

“¿Qué pasa contigo que haces que todos se besen, hoy? Primero Edward y Emmett y ahora las chicas. ¿Viste alguna pervertida película en la noche? Creí que habíamos bloqueado esos canales de ustedes después del ultimo incidente…” preguntó con una mirada acusatoria.

“No, No, Alice, solo que creí que Rosalie estaría con Emmett, y ella…ya sabes, saltaría sobre Emmett… ¡No tenia idea de que había comenzado a besar a Bella! Emmett esta llenando mi universo con sus lujuriosos pensamientos de una Rosalie engrasada…solo le estaba haciendo sentir mis emociones como el Dr. Dover dijo…y después TU me besaste y no pude detenerme. Pero ahora mira a Emmett, creo que esta paralizado.” Mis ojos volaron hacia Emmett quien estaba respirando entrecortadamente, pero no se había movido ni un centímetro, sus ojos aun iban de mi rostro al de Rosalie mientras se sostenía su corazón. Desde las escaleras, Alice y Jasper comenzaron a reírse. “Rápido Jazz, será mejor que te escondas...”

Cuando finalmente caí de que había besado a Rosalie, mi rostro se volvió escarlata y me alejé de ella lentamente “Lo siento Rose, mi mal...um la mancha aun sigue allí, pero dejare que te la quites tu misma…” Y, tan rápido como pude, salté al regazo de Edward y escondí mi rostro. El se quedo sentado, duro como una estatua, por unos segundos más y entonces le escuché exhalar profundamente. Su brazo libre se acomodó alrededor de mi hombro y me besó en la cabeza.

“Entonces¿Quién besa mejor, Rose o yo?” preguntó en tono casual. Comencé a sentir a su cuerpo temblar de la risa. Furiosa, me senté y le miré a los ojos, levantando mis cejas, y contestes. “¿Estas celoso, Edward? Digamos que puedo entender por que Emmett disfruta tanto besándola.” Lancé mientras me puse de pie y comencé a caminar hacia las escaleras. Vi a Rosalie aun aturdida a un lado de Emmett y salió corriendo escaleras arriba. Azotó la puerta de su habitación tan fuerte, que sentí el crujir de la madera. Obviamente, Alice y Jasper habían desaparecido, temiendo por su seguridad.

Cuando llegué al final de las escaleras, me detuve, demasiado como para escuchar a Emmett hablar finalmente. “Dios, Eso fue probablemente la cosa mas sexy que vi jamás.” Sonreí, eso explicaba la reacción de Emmett.

Lo que me sorprendió fue la respuesta de Edward “Lo se…” Y comenzó a reírse junto con Emmett.

Miré por las escaleras, hacia abajo, y vi que Rosalie había asomado su cabeza de la puerta de su habitación y también les estaba escuchando. Tenía una enorme sonrisa en su rostro. Sus ojos pasaron hacia el hall donde estaba parada y alzo un dedo para pedirme que le esperase. Silenciosamente voló por las escaleras y entro a la habitación de Edward, cerrando la puerta a nuestras espaldas. Un anotador apareció de su bolsillo y me escribió una nota.

Lamento lo del beso. Jasper apesta. Ya se cual será la primer actividad que hagamos juntas, vamos a ir a un picnic para el desayuno. ¿Te parece bien?

Yo asentí con mi cabeza y sonreí.

Tomé el bolígrafo ¿Que hay en el menú del picnic?

Una enorme sonrisa se formó en su rostro mientras escribía. Un plato mejor servido frió…

Leí y le guiñe el ojo en señal de que le entendía. Una extraña alianza se había formado entre nosotras y había quedado sellada con un beso.

Rose comenzó a escribir nuevamente. Cuando vallamos al picnic, necesito que pongas a Edward a tocar el piano hasta que volvamos, para que nadie en la casa nos escuche. ¿Puedes arreglar eso?

Alcé mis pulgares, haciéndole sonreír mas que antes. Ella me dio un rápido abrazo y desapareció por la puerta.

Edward aun seguía abajo, discutiendo quien sabe que con Emmett, cuando decidí tomar mi primer decisión por él. Fui hacia la puerta y la abrí, gritando “¡Edward, acabas de decidir venir arriba a asegurarte de que este bien después de haber besado a tu hermana!”

Emmett comenzó a reírse “Ha Ha, Bella toma decisiones por ti. Ha Ha una chica te dice que hacer…”

“¿Bella?” Escuché a Edward llamarme.

“Si, decidí que puedes pegarle, usa el tomo aniversario de la Cosmopolitan de Rosalie…es mas pesado, por favor.”

Dos fuertes WHAPS después, Edward estaba a mi lado en su sofá de cuero.

“¿Como estas? Lamento que mi hermana haya perturbado tus labios.” Dijo tratando de sonar apenado. Alcé una de mis cejas sin creerle. “De alguna forma creo que no estas tan apenado por eso.” Dije.

“Vamos Bella, tienes que admitir que ha sido gracioso…” dijo mientras alzaba la comisura de mi labio, tratando de hacerme sonreír.

“¿Fue divertido cuando Emmett te beso hoy¿A eso le llamarías divertido? Al menos la única persona que lo vio fue Jasper. ¡Yo besé a Rose en frente de toda la familia!” Mi voz aumentaba de volumen hasta que estaba gritándole.

Me tomó completamente por sorpresa que en vez de enfadarse, Edward se viera maravillado. “¿Qué es lo gracioso, Edward¿Mi furia te maravilla?” grité.

“No amor, pero no es tu enojo el que siento ahora mismo…”

“¡Maldita sea, Jasper!” Grité mientras corría hacia el hall a tiempo para ver una borrosa masa de cabellos rubios corriendo escaleras abajo. “Será mejor que corras Jasper...voy a acordarme de esta…¡¡Cuando menos lo esperes!!” completamente sin aire, me incliné y llevé mis manos hacia mi cabeza tratando de recobrar el aliento. “Estúpido cuñado-vampiro.” Murmuré mientras caminaba de vuelta hacia la habitación de Edward.

“Gracias por la ayuda con tu hermano, Edward.” Bufé- dándome cuenta de que estaba actuando como un perro rabioso, respiré profundamente unas cuantas veces, mientras que Edward continuaba embobado con mi actual estado.

“Te ves realmente hermosa cuando te enfadas¿Lo sabias?” dijo acercándose a mi y envolviéndome con sus brazos.

“No es gracioso, Edward, aun estoy enojada.” Mi cabeza giraba con diferentes formas de cobrarme las de Jasper cuando sentí el rostro de Edward al lado del mío.

“Sabes Bella, estaba tratando de decidir si debo besarte el hombro o el cuello¿Qué crees?” Su gélido aliento envió una ola de escalofríos por mi espalda y su rostro rozó mi cabello.

“Um...bueno...definitivamente deberías besar mi cuello, supongo…” Inmediatamente, sentí sus fríos labios contra la calida piel de mi cuello. Mis rodillas se sentían débiles y mi cabeza daba vueltas.

“¿Te sientes mejor, Bella?” Susurró Edward con sus labios aun rozando mi cuello.

“Si...mejor...mucho mejor.” Murmuré mientras mi corazón daba golpes contra mi pecho. Edward rió ante el ruido de mi corazón y yo me recosté contra su pecho.

“Entonces Bella, ahora que te sientes mejor…” Sus labios se movieron lentamente hacia mi mejilla e iban lentamente hacia mis labios. “MMMHMM” murmuré incoherentemente con mis ojos cerrados, esperando a que sus labios tocasen los míos.

“¡Tengo unas cuantas preguntas sobre la boda!” mis ojos se abrieron de golpe, viendo una sonrisa en su rostro a milímetros del mío.

“Bien¿Pero que vas a ponerte mientras me hagas preguntas? Oh, eso es fácil, acabo de decidir que estarás sin camisa cuando hagas esas ridículas preguntas. ¡Desvístete, Edward!” Demande mientras saltaba a la cama. Me acosté boca abajo, y apoyé mi cabeza bajo mis manos esperando a que comenzara el show.

“Bella, no voy a sacarme la camisa.” Dijo testarudamente.

“Si, si lo harás.”

“No.”

“Si lo harás...¡¡¡¡Carlisle!!!!” grité. En pocos segundos, Carlisle estaba bajo el marco de la puerta de la habitación de Edward. “¿Que necesitas, Bella?” preguntó mientras le lanzaba una mirada molesta a Edward.

“Edward no esta haciendo su tarea y creí que tenias que saberlo.”

“¿Qué hiciste ahora, Edward?” suspiró Carlisle.

“Nada, Bella esta siendo absurda nuevamente. Dice que tengo que sacarme la camisa cuando hable con ella. El Dr. Dover dijo que yo no era su esclavo.” Dijo cruzando sus brazos sobre su pecho, indignado.

“No dije que tenias que sacarte la camisa, yo pregunte que planeabas ponerte cuando me hicieras estas preguntas, lo cual requiere una decisión, la cual no puedes hacer, así que yo la tome por ti y dije que estarías sin camisa. Carlisle, tu eres el juez ¿Rompí alguna regla?” pregunte inocentemente mientras miraba a Carlisle quien trataba de contener la risa. Sus ojos fueron hacia Edward con una mirada de disculpa, y él suspiro profundamente y comenzó a desabotonarse la camisa.

“¡Gracias por la ayuda, Carlisle!” saludé cuando se fue de la habitación de Edward, cerrando la puerta tras de si.

“Viste…yo tenia razón y tu no…” le bromeé, pero entonces me quedé sin palabras. Edward no tenía la camisa, dejando expuesta su pálida piel del pecho, el cual era perfecto. Mis ojos se maravillaban ante la visión de Edward sin camisa, grabándola a fuego en mi memoria. Mientras me sentaba lentamente, atontada, en la cama, algo negro me golpe en la cara, trayéndome de vuelta a la realidad. Cuándo baje mi vista, vi la camisa de Edward en mi regazo. “Es de mala educación arrojar cosas, Edward.”

“Es de mala educación quedarse mirando, Isabella.” Dijo mientras sus ojos dorados se fijaban en los míos. Edward se acercó y se recostó a mi lado en la cama, descansando su cabeza sobre su brazo.

“Entonces, ahora que estoy semidesnudo¿Puedo hacerte algunas preguntas?” preguntó dulcemente.

“Si- a decir verdad puedes hacer lo que quieras si estas semidesnudo, Edward…” murmuré aun bajo la influencia de su deslumbramiento. El se rió y lanzó la primer pregunta.

“¿Me amas?”

“Por supuesto que te amo.”

“¿Quieres pasar la eternidad conmigo?”

“Nuevamente, por supuesto que quiero.”

“¿Por qué te asusta tanto el casamiento?”

“Mi mama me lavo el cerebro.”

“¿Tienes miedo de lo que lleguen a pensar Renee y Charlie sobre nuestro casamiento?”

“Creo que parte de mi esta preocupada por que no se conformen con la idea, creo que tendré que llevarte allí sin camisa y soltar todos tus deslumbrantes poderes sobre ellos y serán pudín en tus manos. Y entonces, cuando yo sea un vampiro¡Podré ayudarte a deslumbrarlos también! Pero me quedare con la blusa puesta...”

“Entonces... ¿Estas feliz de que nos casemos o solo finges las emociones para hacer al resto feliz?” noté que contenía el aliento mientras esperaba por mis respuesta.

Tomé su mano con la mía y le miré a los ojos cuando le respondí. “Estoy emocionada por casarme contigo, aterrorizada de toda la cosa de la boda. Mientras que Alice se comporte, estaré bien. A decir verdad, no puedo esperar a convertirme en la señora de Edward Cullen.”

“Entonces... ¿No te estas casando solo por el sexo?” aquella hermosa sonrisa torcida se formo en su rostro. Le di un suave golpe a su hombro.

“No, Edward, por supuesto que no me caso contigo por el sexo, aunque espero que sea espectacular, me refiero al sexo…obviamente sin presiones.”

“¿Que voy a hacer contigo, Bella?” preguntó mientras se inclinaba para besar mi frente.

“Cásate conmigo, ten sexo conmigo y después transfórmame en un vampiro para que podamos pasar junto la eternidad. ¿Qué tal suena?” pregunté juguetonamente mientras pasaba mis dedos por su espalda.

“Perfecto.” Ronroneó a mi oído mientras comenzaba a besarme. Rodé sobre mi espalda y Edward se movió sobre mí, sin apartar sus labios de los míos. Yo movía mis manos por toda su espalda, tratando de no presionarlo o sabía que se apartaría.

“Respira, Bella.” Susurró mientras movía sus labios por mi cuello. Pasé mis manos entre medio de nosotros y comencé a pasar mis dedos por los marcados músculos de su pecho. Le sentí respirar profundamente y susurrar mi nombre.

Mi cabeza daba vueltas hasta que fui traída a la realidad. La puerta se abrió de golpe y cayó al suelo a pocos centímetros de la cama. “¡Aléjate de ella!” escuché a Emmett gritar “¡Por el amor de Dios¿Tratan de matarme?” Tengo a Jasper lanzándome oleadas de lujuria por culpa de ustedes dos. Esto es horrible, Esme ha encerrado a Rosalie en una zona oculta de la casa y solo son las 8:30 pm. ¡Aun quedan 22 horas y treinta minutos…¿Edward, donde diablos esta tu camisa?”

" La tarea apesta "


Notas del escritorio del Dr. Benjamin Dover:
Familia Cullen. 17 de Noviembre del 2007

Miembros de la familia presentes: Carlisle Cullen, Esme Cullen, Emmett Cullen, Alice Cullen, Edward Cullen, Jasper Hale, Rosalie Hale & Bella Swan.

Observaciones de la sesión inicial: La familia parece bastante única pero la tensión entre ellos es palpable. Carlisle Cullen se acerco a mi por la terapia y fue capaz de convencer a su familia de venir, algunos con más voluntad que otros. El y su esposa esperan que la terapia les ayude con los problemas mas importantes y les permita seguir adelante, poniendo fin a las interminables discusiones entre ellos.

Sujetos:

Carlisle Cullen – Figura de padre dedicado de 5 adolescentes. Desbordado por las peleas, pero comprometido con la terapia.

Esme Cullen – Madre, y sostén de sus hijos adolescentes. Demasiado calida y cariñosa, es respetada por sus hijos. Dedicada a la terapia.

Emmett Cullen – Disfruta de la terapia por que le gusta ver a su familia en situaciones incomodas. Muy grande, posiblemente use esteroides, bochinchero y exageradamente extrovertido, algo esconde detrás de su humor. Ha admitido tener una ‘vigorosa’ vida sexual, la cual parece disfrutar haciéndola pública. Disfruta bromear a costas de su hermano y de Bella, sobre su relación. Investigar más sobre sospechosa e inapropiada relación con su hermana Rosalie. Demasiado contacto físico y fuerte abrazo. No tiene limites y dirá lo que sea, aun cosas que no quieres oír.

Alice Cullen – Abierta a la terapia, le gusta recostarse en el sofá. Recientemente admitió una adicción a las compras. Parece excesivamente animada e hiperactiva al punto de poder considerársele neurótica. Justifica que roba en nombre de la moda. Extraña relación con un grupo de personas desamparadas que viven por el río. Usa los ‘makeovers’ como una forma de manipular y controlar a las personas como Bella…y posiblemente a Jasper también.

Edward Cullen – Completamente cerrado a la terapia. Odio a si mismo, controlador, furioso. Admitió que escucha voces que les dice que haga cosas malas. Posible esquizofrenia/ desorden de personalidad múltiple. Hace cuatro meses, intento de suicidio, dice que ahora esta bien. Llama a ese intento como un ‘malentendido’ sobre la muerte de Bella. No quiere que su novia se convierta en vegetariana. Aun es virgen y esta irritado por la abierta vida sexual que lleva su hermano. Parece tener una necesidad irracional y nada sana de proteger a Bella.

Jasper Hale – Muy cerrado a la terapia y a los Yankees. Travestido de la confederación que parece tranquilo y reservado pero parece tener otras emociones hirviendo bajo la superficie. Dice que su novia le presiona a usar ropa de mujer. Relación muy cercana con su hermana Alice, investigar más. Aparentemente intento asesinar a Bella un tiempo antes del intento de suicidio de Edward. Investigar más y ver si hay algún reporte policial sobre el incidente. ¿Fue realmente accidental, tiene desorden de algún tipo que haya causado su comportamiento irracional? Muy carismático cuando quiere serlo, de otra forma mantiene sus emociones bajo control.

Rosalie Hale – Encuentra a la terapia inferior a ella. Narcisista, egoísta, hostil y tenaz. Parece que no le gusta en nada Bella por que ella desea convertirse en vegetariana como el resto de su familia. ¿Hay algo más que eso? Posible desorden alimentario¿Anorexia o bulimia? Esta dispuesta a contar los secretos de otros para salvarse a si misma. Volátil relación con Edward. Le dio a Edward una errónea información que le llego a su intento de suicido. Muy cercana a Emmett, investigar mas.

Bella Swan – Terror a la terapia. Parece ser tranquila, tímida y con poco autoestima. Comprometida con Edward, pero tiene problemas de compromiso debido al divorcio de sus padres. Quiere una relación más física con Edward, quien prefiere esperar a estar casados. Disfruta del contacto físico. Muy protectora de Edward y siempre se antepone a su familia para protegerle. No entiende por que Rosalie le detesta, quizás este relacionado con que sabe su secreto del desorden alimentario. Quiere desesperadamente convertirse en una vegetariana como el resto de los Cullen. Perdona a Jasper por haber tratado de matarla, estuvo devastada cuando Edward la dejo por un tiempo. Detuvo a Edward de suicidarse.

Recomendaciones iniciales:

Extender las sesiones de la terapia familiar, con sesiones especificas APRA

Edward/Bella

Jasper/Alice

Rosalie/Emmett

Carlisle/Esme

Tarea para presentar en la siguiente sesión:

Edward – No control por 24 horas. Bella tomara todas las decisiones por el.

Bella – discutirá abiertamente el tema del casamiento con Edward, expresará sus miedos y preguntas sobre el tema durante 24 horas.

Rosalie – Debe realizar dos actividades ‘junto’ con Bella y tratarla con respeto.

Emmett – Nada de sexo por 24 horas.

Alice Cullen – Nada de compras por 24 horas.

Jasper Hale – Debe expresar sus emociones por 24 horas, sin esconder nada de lo que siente a su familia.

Carlisle y Esme – supervisaran las tareas.

Firma: Dr. Benjamin Dover

La tarea apesta

Doctor Dover POV

Termine el reporte de la inicial sesión con los Cullen en el ordenador. Había unos problemas mayores con los cuales no me sentía cómodo sacar hoy con el poco tiempo que teníamos, pero seguramente estaba cerca de saber por que los Cullen actuaban de la forma que lo hacían. Hoy, tanto las chicas como los chicos, tuvieron ciertos momentos donde reían y pude ver el amor que había debajo de tanto odio. Solo tenia que buscar formas de recordárselos.

Les había enviado a la cafetería para poder llevar a cabo mi reporte y decidir como iba a actuar de ahora en más. Resolví que había ciertas tareas que me gustaría que hicieran antes de nuestra próxima visita. Algunos de ellos tendrán dificultades, pero creo que les di algo en que enfocarse para ayudar a comenzar a arreglar algunos problemas.

Escuche unos golpes en mi puerta. “Adelante.” Dije cuando Stephenie abrió la puerta y metió su cabeza en mi oficina.

“Los Cullen han vuelto¿Les guío hacia la sala de conferencia?” preguntó recostándose contra la puerta.

“Si, diles que ya estoy con ellos. ¿Como se ven?” pregunté rápidamente.

Stephenie sacó su cabeza por la puerta. “Bastante sensuales si me lo pregunta...”

Realmente estaba obsesionada, quizás necesite alguna prescripción. “No me refería a eso Stephenie. ¿Cómo se los ven, tensos o aun siguen gritándose entre ellos? Quiero sabes a que voy a enfrentarme, son unos cuantos.” Pregunté rápidamente.

Volvió a mirar nuevamente por la puerta, saludando con la mano “Ese rubio alto es tan lindo, creo que si se deja el cabello mas largo...y que onda con esas mangas desgarradas. Antes no estaban así. Como sea, no me pude contener, tuve que saludarle.” Murmuró avergonzada. “Um, se ven bien, un poco tranquilos, pero bien. No se ha derramado sangre por ahora. ¿Por que espera algo¿Debería llamar a seguridad?”

“No, Stephenie, están bien, solo preguntaba...no importa. Llévalos hacia la sala de conferencia por favor y compórtate…” Ella me rodó sus ojos y salió de la puerta.

Unas cuantas y hondas respiraciones después, me puse de pie y me preparé para enfrentar a los Cullen. Sabía que probablemente no estarían contentos con la idea de hacer tarea, pero tenia que hacerse. Reuní los últimos papeles de mi escritorio y me dirigí hacia el hall. Esta vez cuando entre a la sala en lugar de las histéricas risotadas, loa Cullen parecían ser dirigidos hacia sus muertes.

“¡Vamos chicos un poco mas de vida! Se que ha sido un largo día para ustedes... ¡Pero parecen totalmente muertos!” dije tratando de romper el silencio en la sala con un poco de humos.

Rosalie sacudió su cabeza molesta. “No tiene idea Dr. Dover, no tiene idea…” Me di cuenta de que estaba mirando a la cabeza de Emmett “Obviamente, nada que unos cuantos Rubíes no puedan solucionar¿Verdad Em?” Miré al pobre de Emmett quien se retorcía del dolor.

“Bueno, quería ver a todos juntos una vez mas antes de terminar el día por que quería…” El grito de Alice me interrumpió.

“Nooooooooooooooooooooooooooooooooooooooo” Fue todo lo que dijo antes de golpear su cabeza contra la mesa. Jasper gentilmente se estiró y tomó sus manos entre las suyas.

Carlisle rompió el extraño silencio. “Siga doctor, Alice solo acaba de tener…”

“Calambres.” Gritó Emmett.

“¿Que sabes de calambres, Emmett Cullen¿Acaso la pequeña Ruby tiene fuertes calambres¿Huh¿Los tiene? Esa fulana que tienes por novia...” Rosalie estaba furiosa. Parecía tener cierto rencor hacia las novias de sus hermanos…

“Niños. Están siendo extremadamente grosero, el Dr. Dover estaba hablando.” Esme tranquilizó a los chicos. La habitación volvió a sumirse en silencio. “Dr. Dover, por favor, continué.”

“Gracias, señora Cullen, um ¿Donde estaba? Oh si, quería darles a cada unos de ustedes unas tareas para completar antes de volver para nuestra próxima sesión pasado mañana. Pase un poco de tiempo buscando una cosa que podría ayudarles a romper un poco las paredes que han puesto para protegerse trabajar en sus tareas será un poco doloroso, pero ayudara a comenzar a resolver algunos problemas y con suerte a ayudar a juntar mas a la familia.” Les miré, viendo nerviosamente a Alice y a Edward quienes acababan de sacudir sus cabezas lentamente.

“Um, empezare con Carlisle y Esme. Me gustaría que ustedes dos simplemente controlen sus tareas por favor. Todas las tareas tienen una duración de 24 horas.” Esme y Carlisle asintieron en señal de haberme entendido.

Miré a mí alrededor y vi que Bella era la única que hacia contacto visual conmigo. Obviamente se veía como un venado en la mira, pero aun me miraba. “Bella, tu tarea será discutir abiertamente las cosas sobre tu matrimonio con Edward. Cualquier pregunta, preocupación que el pregunte, debes responderla. Si algo te molesta o te pone nerviosa con respecto a la boda, debes compartirlo con el.” Bella se veía como si fuera a desmayarse, mientras que Edward mostró una enorme sonrisa.

“De todas las cosas¿Por que tengo que hacer eso?” preguntó Bella rápidamente. La respuesta la tenía pensada desde antes.

“La razón por la que hice de esa tu tarea es por que siento que aun hay cosas que Edward y tu no han discutido. Tus preocupaciones sobre casarte con el son importantes, y debes discutirlas antes de casarte y creo que eso juega un rol importante en su comportamiento hacia ti. El no puede leer tu mente, Bella, la única forma de que conozca tus miedos es si tu se los dices, así que eso es lo que pido que hagas.” La familia Cullen intercambio una mirada de sorpresa y Edward trataba de suprimir su sonrisa.

Ya que Edward se estaba divirtiendo tanto, decidí darle a el su tarea. “Edward, para tu tarea, dejaras que Bella este completamente al control. No tomaras decisiones, ella las tomara por ti. Lo que te pongas, donde te sientes, lo que comas, lo que mires en la TV…ella decidirá todas esas cosas. Bella, el no es tu esclavo y no tiene que hacer todo lo que le digas que haga pero si tiene que tomar una decisión, tu palabra es la que vale. ¿Entendido?” Bella se veía mas contenta ahora mientras que Edward se veía molesto.

“¡Esto es completamente absurdo!” le escuché murmurar.

“Quizás sea absurdo, pero es tu tarea y tengo el presentimiento de que toda la familia va a asegurarse de que sigas con ella, así que buena suerte.” Añadí.

Miré a mí alrededor y decidí avanzar con él inmediatamente... “Emmett, tengo una tarea para ti. Después de esa demostración en la oficina, con tu hermano, aun me preocupan tus elecciones sexuales, así que voy a darte una ducha de agua fría…nada de sexo por 24 horas. Y nada de besos.” Rosalie golpeó la mesa y comenzó a reírse.

“¡Oh, vamos doc¿Que le hice? Me abrí y conté todo¿Y esto es lo que obtengo¡La terapia apesta!” gruñó Emmett desde su silla. Rosalie, en cambio, estaba encantada.

“Pobrecilla RUBY no tendrá nada de amor de su oso pardo Emmett. Ha Ha Ha Ha. Buena suerte con la tarea, Emmett. Dr. Dover juro que haré todo lo que este en mi poder para asegurarme de que Emmett no tenga ningún tipo de contacto físico con ninguna mujer, ni siquiera con Esme, por 24 horas. Estoy tan dedicada a su recuperación. Usted es un genio doctor.” Su cabello se movió grácilmente por su hombro mientras se volteaba en su asiento para ver a Emmett.

“Estoy tan feliz de escuchar cuan dedicada estar para la recuperación de Emmett. Esperemos que te sientas de la misma forma para arreglar tu relación con Bella, por que en las próximas 24 horas tendrás que realizar dos actividades ‘junto’ con Bella. Quiero que se conozcan mejor y Esme será la que apruebe cada actividad. ¿Eso tiene sentido?” sentí los lásers en mi pecho mientras me miraba. Su sonrisa se perdió tras unos bufidos. Bella volvía a verse aterrorizada, pero Edward le dió una mirada asesina a Rosalie, la cual ella ignoró.

“¡Eso no es justo¿Por que ellas tienen tiempo de chicas y yo me quedo con los chicos? Yo también quiero estar con Bella... ¡Yo también odio a Bella!” grito Alice irracionalmente, mientras daba saltitos en su asiento. “¡No se ATREVAN a ir de compras!” les lanzo a ambas, entre dientes.

“Lo siento Alice, eso es entre Bella y Rosalie, necesitan resolverlo juntas. También tengo una tarea para ti. ¿Quieres oír lo que es?” pregunté como si le hablara a un niño de cinco años. Ella hizo un puchero y asintió.

“Se que la ultima vez no fue tan bien, pero Alice, quiero que no compres nada por 24 horas. Carlisle, voy a pedirte que tomes todas las medidas necesarias en tu casa para que Alice no se sienta tentada a comprar.” Alice comenzó a vibrar violentamente en su silla mientras sus ojos se agrandaban cada vez más.

“¿Cuándo empiezan las 24 horas?” pregunto con voz apresurada. No respondí tan rápido, y ella comenzó a gritar “¿CUANDO EMPIEZAN, VIEJO?”

No tenia idea, así que al azahar escogí un horario. “Empieza a las 7pm de esta noche, hasta las 7pm de mañana.” Eso pareció relajarla un poco más en su silla. Miro a Edward y luego salto de su asiento hacia la puerta.

“¡Lo siento doc!” respiró profundamente y continuó “¡.adios!” Y Alice desapareció de la sala de conferencia, la puerta golpeo contra la pared con tal fuerza, que el cuadro que estaba más cerca se cayo y se rompió contra el suelo.

“Esto va a ponerse feo.” Murmuró Jasper para si mismo, Edward asintió con su cabeza. Rosalie, una vez más, parecía estar disfrutando de la tortura de sus hermanos, su tarea debe de comenzar a verse mejor para ella.

Mire alrededor de la habitación, solo una persona quedaba sin serle asignada su tarea, y me sentía un poco nervioso de decírselo, con eso de haber intentado matar a Bella y todo. Aclare mi garganta y comencé a hablar. “Jasper, solo nos quedas tu. Tu tarea será difícil para ti, pero creo que te ayudara tremendamente, a ti y a tu familia. Por 24 horas, quiero que expreses abiertamente cada emoción y sentimiento a tu familia. Hazles sentir lo que sientas, exprésate.” El rostro normalmente serio de Jasper, se transformó con una gran sonrisa. Brevemente cruzó su mirada con la de Edward, quien se veía bastante molesto.

“Doctor, haré cualquier cosa que diga, usted es el profesional y yo soy simplemente el paciente. Gracias por esta oportunidad. Estoy seguro de que mi familia encontrara…bastante interesante poder sentir mis sentimientos. Solo espero que puedan tolerarlo, especialmente mi querido hermano Emmett.” Emmett le miró sorprendido mientras los ojos de Jasper se cruzaban con los de el. Emmett bajo su cabeza hacia la cabeza y murmuró algo de encontrar un monasterio para el día…

Carlisle miró a sus hijos quienes demostraban diferentes reacciones sobre las tareas dadas. Algunos estaban entusiasmados, otros asustados, otros molestos, deprimidos y desesperados. Una había volado de la habitación en el último minuto para hacer compras antes de que la tarea comenzara. Carlisle se puso de pie y se dirigió a mi “Dr. Dover quiero agradecerle por su ayuda hoy. Prometo que Esme y yo nos aseguraremos de que los chicos completen las tareas que les ha dado para nuestra próxima sesión.” El extendió su mano hacia mi, Esme hizo lo mismo.

“Jasper, por favor ve a la tienda de regalos y saca a Alice de allí antes de que no quede ningún regalo de ‘Mejorate’ para los verdaderos pacientes. El resto de ustedes pueden dirigirse a la casa y tendremos una reunión familiar a las 5pm. Bella, hablare con Charlie , quiero que estés también en la reunión. Por favor agradezcan al Dr. Dover por su paciencia con nosotros en el día de hoy.”

Un coro de “Gracias doctor, y gracias doc” vino de los chicos Cullen mientras salían animadamente de la sala de conferencia. Cuando Salí de la oficina vi a los empleados de mantenimiento reemplazando el cristal del panel de la puerta de la oficina principal. Stephenie miró a Rosalie cuando paso cerca de su escritorio. Creo que se que es lo que se rompió antes…pensé para mi mismo. Rosalie lanzó una hermosa sonrisa a los empleados quienes decidieron mantener la puerta abierta para que ella saliera de la oficina.

Cuando los Cullen cerraron la puerta tras ellos, exhalé finalmente, miré a Stephenie y murmuré “Detiene todas mis llamadas, necesito unos minutos a solas.” Me tambaleé dentro de mi oficina y me dejé caer en mi enorme y cómodo sillón.

¿Qué diablos estaba pensando cuando acepte este caso? Parecían tan normales…definitivamente voy a necesitar un trago después de esto.